Juan Ramón Collado cobró en Andorra 4.4 millones de dólares (cuatro millones de euros) de dos empresas fantasma, según una investigación de EL PAÍS.

Las firmas mexicanas que abonaron esta suma, Enterprisse Gamki, S. A. de C.V. y Varys Comercial, S. A. de C.V., recibieron contratos públicos del Estado de México.

Las compañías enviaron el dinero a Collado entre 2009 y 2012 a través de 12 transferencias. Los fondos llegaron a dos cuentas del abogado en la Banca Privada d’Andorra (BPA), institución financiera a la que han acudido presuntos desfalcadores de la petrolera estatal venezolana PDVSA o políticos que cobraron sobornos de la constructora brasileña Odebrecht,.

La BPA ofrecía a estos clientes la confidencialidad de Andorra, un país en Europa que permaneció hasta 2017 blindado por el secreto bancario.

Collado, quien se encuentra en prisión a la espera de un juicio por lavado de dinero y delincuencia organizada, llegó a manejar 24 cuentas que movieron 120 millones de dólares, para cobrar comisiones de empresas que recibían adjudicaciones de concursos públicos en México, según un informe confidencial de la Policía de Andorra de marzo de 2017.