• Miente César Edwin Sánchez, palero de Alfredo Ramírez
  • La Coordinación de Comunicación Social desinforma a la sociedad

José Cruz Delgado 

Hace poco estuve en la cabecera municipal de Maravatío, Michoacán; donde su gente se dedica al comercio y la agricultura, pero también es culta, y en esos días le tomé poca importancia al Teatro Morelos, sin imaginar que es un recinto de notable valor arquitectónico al estilo neoclásico de influencia francesa que imperó en México en el tiempo en que fue construido.

Recabando datos de aquí y de allá, y de me enteré que fue a finales del siglo XIX, que los hermanos Eustasio y Telesforo Castañeda, oriundos de la Ciudad de México y vecinos de Maravatío, quienes eran aficionados al teatro se dieron a la tarea de construir uno para la población, por lo que compraron un terreno a un costado de la Plazuela del Solar que era propiedad de Israel Retana, esto con fecha del 9 de diciembre de 1870. El diseño del teatro fue encomendado al arquitecto Rafael Guerrero Torres quien se encargó de construirlo entre 1871 y 1877, diseñando el teatro en el estilo neoclásico de influencia francesa que estuvo en boga en esa época en México.

En el año de 1877 el teatro preliminarmente abrió sus puertas al público, pero su inauguración oficial fue la noche del viernes 10 de enero de 1879 con la presentación de la cantante de ópera más famosa del país en ese tiempo, Ángela Peralta llamada «El Ruiseñor Mexicano». La soprano y su compañía ofrecieron dos funciones más, ante la demanda de aficionados. Artistas del país y de Maravatío se presentaron en lo sucesivo.
En febrero de 1883 el recinto fue escenario de la celebración que se hizo por la llegada del ferrocarril a la villa de Maravatío. En 1898 el teatro sufrió la primera remodelación, y fue reinaugurado el 13 de septiembre de 1899. El recinto fue sitio de numerosas presentaciones teatrales, conmemoraciones cívicas y particulares.
Se dice que a principios del siglo XX el Ayuntamiento de Maravatío y el entonces propietario del teatro Carlos Castañeda y Guiard firman un convenio el 19 de mayo de 1905, en donde el municipio compró el teatro en tres mil pesos.
A partir del año 1905 comenzó la gradual decadencia del teatro destinándose para diversos usos contrastantes. Con el paso de los años y por la falta de mantenimiento el edificio comenzó a destruirse. La decadencia creció cuando en el recinto se presentaron eventos escolares, actos de fiestas patrias y funciones de cine. Pero el mayor deterioro se acentuó cuando se realizaron peleas de box, de lucha libre, gallos de pelea, bailes populares. Posteriormente alguien tapió las puertas y desmanteló el techo, un incendio completó el deterioro siendo destruido el recinto en su mayor parte.

Según Wikipedia, algunos habitantes de la población hicieron intentos por recuperar el teatro. Pero fue hasta 1990 cuando el Presidente Municipal de Maravatío Crescenciano Hernández hizo un llamado a la ciudadanía para conformar un patronato de restauración del teatro.
El 15 de junio de 1990 se eligió el Patronato Pro-Teatro Morelos, A. C conformado por un grupo de ciudadanos que se encargaron de la restauración, contando con el apoyo del programa gubernamental federal Solidaridad.
Poco después iniciaban los trabajos de restauración integral, siendo de nuevo inaugurado el teatro el 13 de septiembre de 1992. En el evento inaugural se presentó la cantante Tania Libertad y se contó con la presencia del presidente de México Carlos Salinas de Gortari. Así mismo en la inauguración se presentaron vestidos de 1876 a 1918 que fueron exhibidos en un desfile de modas para recordar cómo asistían al teatro en esa época en que la moda era dictada por Francia.
Actualmente en el recinto presenta poca actividad cultural, pero se han llevado a cabo obras de teatro, conciertos de música, danza, festivales, conferencias, asambleas e informes de gobierno del ayuntamiento municipal. El Teatro Morelos es administrado por el patronato que propició su restauración.
El actual alcalde, Jaime Hinojosa Campa, se ha preocupado por mantener en buen estado el teatro Morelos porque para los habitantes de Maravatío representa historia, cultura y tradición.

Miente César Edwin Sánchez, palero de Alfredo Ramírez.
La coordinación de comunicación social desinforma a la sociedad.

A unas horas de que el gobernador morenista Alfredo Ramírez Bedolla rinda su primer informe dizque de labores los paleros, como el cínico César Erwin Sánchez Coria, Secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, quien por cierto, no ha aclarado de dónde y sacó el dinero que le decomisaron a su chofer y quien iba a ser destinado, dijo que durante este primer año de gobierno estatal se ha logrado avanzar en el combate a la inseguridad en el estado, cuando la ola de homicidios sigue a la alza.

Miente al asegurar que el estado estuvo totalmente aislado del resto de autoridades encargadas de la seguridad pública. Miente porque en los municipios la gente no confía en las autoridades.

Tan es así que no hay inversiones ante la falta de seguridad. Baste ver la ola de crímenes en qué a diario ocurren en Zamora y municipio aledaños, al igual que en Uruapan.

Ramírez Bedolla, al igual que su partido Morena intentan llamar la atención con falsas declaraciones y yendo a municipios a poner en marcha obras sin ningún impacto social.

Desempleo, abandono del campo, falta de medicamentos y otras linduras son el sello del gobierno de la Cuarta Transformación. Pero eso sí, las dependencias, a través de la descoordinación de comunicación social envíen sendos comunicados plagados de mentiras.

El día de su informe, téngalo por seguro que llevarán a las focas de Morena para que le aplaudan y seguramente le van a llover las críticas por su falso informe