• Justicia exige Memo y le da la razón a Francisco Huacuz
  • Basta de demagogia gobernador

José Cruz Delgado

Apenas hace unas horas que el diputado federal por el PRD, Francisco Huacuz Esquivel había denunciado la gravedad de la inseguridad en Michoacán, por los cobros de piso, extorsiones y amenazas por parte de la delincuencia a servidores públicos, cuando de nuevo el PRI se vistió de luto al ser encontrados sin vida el síndico del municipio de Ocampo, Omar Daniel Colín Alanís y de su padre, Juan Colín Vanegas.

No se trata de criticar por criticar a la actual administración encabezada por el morenista Alfredo Ramírez Bedolla por diferencias ideológicas, porque estamos viviendo una pesadilla en materia de seguridad.

A los legisladores perredistas, Víctor Manuel Manríquez, Antonio García Conejo y Francisco Huacuz Esquivel les asiste la razón al haber asegurado que la ciudadanía en Michoacán vive entre la zozobra y el miedo que en el estado gobierna el miedo y la delincuencia.

Huacuz Esquivel dijo que los ediles que son intimidados son principalmente los de Tierra Caliente y el Oriente.

Sobre el cobro de piso, dijo que se filtró en todas las actividades en los municipios de Hidalgo y Zitácuaro, que, por cierto, este último se ha convertido en un basurero de cadáveres ante la indiferencia del presidente municipal José Antonio Ixtláhuac Orihuela.

Pero mientras ocurren ejecuciones y levantones, el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla realiza mítines políticos poniendo como pretexto su informe de primer año de labores en el interior del estado, mientras que el derramamiento de sangre recorre los municipios michoacanos.

La dirigencia estatal del PRI encabezada por Memo Valencia Reyes exigió la intervención del gobierno federal para que se esclarezcan estos lamentables hechos.

El priista lamentó que haya regresado el cobro de piso, solo que este nunca se ha ido, ha estado presente desde hace muchos años, y si no se daba cuenta es porque entonces no vive en Michoacán o vive dentro de una caja de cristal para no conocer la realidad, pero si lo menciona y lo reconoce le da la razón al diputado Huacuz Esquivel.

Cínicamente, y con el reguero de muertos por doquier, Alfredo Ramírez Bedolla asegura que en el primer año de administración se logró coordinar estrategias interinstitucionales para combatir la delincuencia y la violencia y que se recuperó Michoacán para las y los ciudadanos y que el estado ya no es de la delincuencia, cuando en los hechos la realidad es muy distinta.