Los legisladores de Nueva York aprobaron una ley que prohíbe explícitamente que los policías agarren por el cuello a los ciudadanos en sus técnicas de arresto en respuesta a las multitudinarias protestas que se han vivido en la ciudad en las últimas dos semanas como resultado de la muerte por asfixia del afroamericano George Floyd, que continuaron pacíficamente este lunes.

Los miembros de la Asamblea de Nueva York aprobaron esta nueva legislación de forma abrumadora, con 140 y 3 en contra, y se espera que sea aprobado también por el Senado y que la firme el gobernador de la región, Andrew Cuomo, como ha prometido.

La ley “Eric Garner Anti-chokehold” ha sido nombrada en honor al afroamericano Eric Garner, quien murió asfixiado en Nueva York en julio del 2014 a manos del policía Daniel Pantaleo.

La ley forma parte de un paquete de medidas que se espera que se aprueben en el estado de Nueva York como resultado de las multitudinarias protestas vividas en la región desde el pasado 28 de mayo en reacción a la muerte de George Floyd, que han pedido además una reforma policial ante las violentas tácticas utilizadas con frecuencia.

También se pretende eliminar la legislación que prohíbe que se publiquen los antecedentes de los miembros de la policía, lo cual imposibilita que los ciudadanos sepan si un agente en concreto tiene un historial violento o no.