Los grupos del crimen organizado instalados en el estado de Morelos, provocaron que este paradisíaco lugar dejara de ser un destino turístico para relajarse y vacacionar en familia. Los robos, asesinatos y extorsiones por cobro de piso han generado que diversos balnearios, hoteles y centros vacacionales de la llamada «Ciudad de la Eterna Primavera» hayan cerrado sus puertas, ya que los propietarios están cansados de que las autoridades municipales no hagan su trabajo. La alianza entre la organización criminal de «Los Linos» e Israel Blanco Nava «El Seven», también ha ocasionado que algunos restaurantes y bares paren sus servicios a temprana hora por temor a ser asaltados o en el peor de los casos, a que empleados y dueños sean «levantados» por los delincuentes que trabajan para estas bandas. Uno de los lugares que cerró sus puertas y se encuentra en el total abandono es el «Beraka Adventure Park» localizado en el municipio de Xochitepec, esto debido a que integrantes de la delincuencia organizada extorsionaron tanto a los propietarios, que mejor optaron por cancelar las actividades sin avisarle prácticamente a nadie. En municipios como Cuernavaca, Cuautla, Temixco y Oaxtepec, donde los paseantes abarrotaban los hoteles y balnearios cercanos durante la temporada vacacional, ahora están desolados. La afluencia de visitantes es muy poca, incluso las tiendas de autoservicio cierran temprano para evitar ser víctimas de la delincuencia. Lejos de que las autoridades del Estado gobernado por Cuauhtémoc Blanco hagan algo al respecto, el poder de «los Linos» y «El Seven» va en aumento. Cabe señalar que los cobros de piso han iniciado para pequeños comerciantes quienes a plena luz del día son amenazados con ser «levantados» o golpeados en caso de que no paguen su cuota.