Censuran decisión del presidente López Obrador de cancelar apoyos a refugios para mujeres violentadas y estancias infantiles.

Denuncian falta de transversalidad de género en los programas de SADER y Bienestar

DIRIGENTES CAMPESINAS DEL FAC

Por Guillermo Pimentel Balderas

Más de 20 mil campesinas del Frente Auténtico del Campo (FAC) marcharán el próximo 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, para reclamarle al Gobierno federal su inclusión en las políticas públicas y denunciar la falta de transversalidad en los programas, lo que impide que los presupuestos se ejerzan con enfoque de género.

En conferencia de prensa, mujeres dirigentes de las cuatro organizaciones que conforman el Frente Auténtico del Campo, precisaron que, si bien la marcha no es en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador, sí le harán saber su inconformidad por el anuncio de cancelar apoyos a los refugios para mujeres violentadas y de las estancias infantiles, así como la desaparición de programas productivos para las campesinas, que no están contemplados en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

La dirigente del Movimiento Social por la Tierra (MST), Yury Uribe Montero dijo que la decisión de cancelar los recursos destinados a refugios para mujeres y para las estancias infantiles -la mayoría de las cuales se ubican en zonas rurales- y en su lugar entregar los apoyos de manera directa, es una medida neoliberal, propuesta por el economista Milton Friedman.

“Eso no se esperaría de un gobierno de izquierda; eso no es una alternativa real de solución para las mujeres que son violentadas y carecen de opciones para el cuidado de sus hijos”, sentenció.

Maricarmen Cabrera Lagunas, de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (CODUC), destacó que las conquistas de las mujeres han sido producto de la lucha social y de intenso trabajo en las comunidades. Mencionó que al presidente lo engañan sus colaboradores con el censo para el programa “Produciendo para el Bienestar”, que es donde metieron a los beneficiarios de Proagro productivo, y PIMAF, o sea, los que siembran maíz y frijol.

“El censo no se está haciendo casa por casa y va a haber problemas porque no quieren utilizar el padrón único de productores que elaboró la entonces SAGARPA, donde va el iris del ojo del productor, su huella, voz y el predio georeferenciado. Asimismo, en el programa de “Sembrando Vida” no están tomando en cuenta a los viveros comunitarios que ya están certificados, sólo a los grandes empresarios”, señaló la también diputada federal.

En su oportunidad, Martha Macedo Macedo, de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), dijo que la movilización de las campesinas del FAC es para reivindicar sus derechos sociales; llamó a reconocer la gravedad de los feminicidios y la violencia en las zonas rurales donde las mujeres son más afectadas. Reclamó la transversalidad de los programas orientados al campo y exigió que los recursos se ejerzan con transparencia.

Al fijar su posicionamiento, Genoveva Flores Ramírez de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), censuró las dificultades que tienen las mujeres campesinas para acceder a la tierra (por ausencia de esposos en casos de fallecimiento o migración), y lamentó que de los 4.9 millones de personas poseedoras, sólo 1.3 millones son mujeres.

Dijo que, si bien el derecho a la igualdad existe, es letra muerta en las comunidades campesinas por lo que la Cuarta Transformación no será posible sin la participación de las mujeres.

En la conferencia de prensa, efectuada en la sede de la CODUC, en la ciudad de México, estuvieron los dirigentes nacionales de las organizaciones del FAC: Álvaro López Ríos de la UNTA, Francisco Chew Plasencia del MST, Marco Antonio Ortiz Salas de la CODUC y Federico Ovalle Vaquera de la CIOAC.