En los últimos días, médicos chinos, civiles y militares han trabajado arduamente para regresar la salud a los pacientes infectados por el coronavirus.

Gracias a esto, Wuhan, ciudad heróica, recupera poco a poco su vitalidad.