• Empresarios farmacéuticos opinan que el proyecto del Super Almacén de Medicamentos o Mega Farmacia se ve seriamente complicado. Opinan: en dos o tres meses se sabrá la verdad; si fue con una proyección política electoral o si realmente es para ayudar al sistema de salud. BIRMEX, mal agüero

Guillermo Pimentel Balderas

Empresarios de Farmacias (Unefarm), de Laboratorios (Amelaf) y de la Cámara de la Industria Farmacéutica (Canifarma), desearon suerte al proyecto del presidente López Obrador de crear una Mega Farmacia o Super Almacén de Medicamentos, y coincidieron en opinar que en dos o tres meses se sabrá la verdad; es decir, si fue con una proyección política electoral o si realmente es para ayudar al sistema de salud del país en beneficio de los mexicanos.

Además, consideran que Birmex (Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México), paraestatal a cargo del general retirado Jens Pedro Lohmann, que el Gobierno federal busca convertir en la gran distribuidora de medicamentos del sector salud, fue rechazada en su intento por asumir la distribución de medicamentos para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en mayo de 2022.

Durante la Décima Feria Nacional del Medicamento Genérico, que organizó la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm), su presidente Juvenal Becerra Orozco, en entrevista con este reportero, dijo tener dudas al querer el gobierno federal tener un gran almacén de medicamentos. “Veo muchas cosas en contra, entre ellos es que los medicamentos se tienen con planeación y, más que se requiere también de un almacenamiento y un abastecimiento adecuados, en tiempo y forma, en cualquier localidad, en cualquier hospital, pues solamente que tengan un “arma secreta…. Pero, ya veremos con el tiempo”.

Dijo que hay ciertas dudas pero, esperan que sí funcione; sin embargo, prometió: “lo platicaremos (con los medios) en tres meses, para ver cuál es el resultado de la Super Farmacia”.

Indicó que sí hay confianza en este gobierno…”a pesar de que no nos hacen mucho caso… pero seguimos tocando las puertas”. Mencionó que creen tener una fórmula que ya existe en otros países donde la farmacia independiente ayuda a dispensar el cuadro básico de medicamentos.

Por su parte, Juan de Villafranca, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), nos dijo que la Mega, Super o Gran Farmacia, es un proyecto muy ambicioso y único en el mundo pero que hay varias preocupaciones. “Vamos a suponer que ya se lleno de medicamentos (la bodega), que ya compraron todo; entonces, la incógnita seria de cómo se manejaría la distribución, esa parte es una de las muy importantes”.

Agregó: “hay que entender cuáles son los costos, los procedimientos y, otra cosa que no acaba de quedar claro y, esperamos que lo puedan resolver, si la idea es que toda la compra pública siga manejándose como hasta ahora, a través de distribuidores o si la idea es que todo se concentre en la Mega Farmacia y de ahí, se distribuya a todos lados (a todo el país)”.

Entonces, apuntó que falta mucha información y se ve muy complicado. “Influye en que pueda haber caducidad de medicamentos en la parte logística y, a final de cuentas es muy importante el tema de costos para saber más que nada el precio de un medicamento cuando llega al paciente. Tenemos que sumar lo que costó, más el almacenaje, mas la distribución y, al final de cuentas, lo que se debe de buscar es que llegue al menor precio al interesado”.

Explicó que hay que ver también cómo se organiza el enlace del almacén con las el IMSS, ISSSTE, Sedena; hospitales de especialidad con que cuenta el gobierno, inclusive con los estados. “Hay muchas cosas que se tienen que precisar”, asentó.

En tanto, Rafael Gual Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), nos confió que se necesita más que un esfuerzo (logística, almacenamiento, plan de distribución, etc.) para un proyecto como el de crear una Super Farmacia.

“Este proyecto no es la solución al abastecimiento de medicinas, puesto que este tipo de almacén centralizado no existe en ninguna parte del mundo, nada más por la complicación logística y además de eso se requiere de planeación”.

Indicó que todo se hace por contrato y, esto, requiere por lo menos de cuatro meses de anticipación, desde la fabricación, el principio activo, que también tiene caducidad el medicamento; en fin, no es sencillo, es una tarea complicada y que el tiempo les dará la razón o no de que sea un proyecto de éxito.

¿Una ocurrencia del presidente? “La verdad no puedo juzgar hasta no ver los resultados… pero, sí veo complicado que pueda funcionar… porque además las licitaciones que se han llevado a cabo no tienen un volumen suficiente para tener esto, se supone que es para la complementariedad de lo que se licito en 2023 y 2024.

En cuanto a si hay propuestas del gremio a las candidatas a la presidencia (Xóchitl Gálvez, de la oposición y Claudia Shembaum de Morena), afirmó que ya están trabajando en eso.

“…aquí hay dos aspectos que son los que más nos preocupa…por un lado es cómo se puede apoyar para que se avance en el plano regulatorio que, es fundamental… con mas registros bajaran los precios de los medicamentos y habra más… puede haber expansión de plazas…”

Por otro lado, todo el tema de compra pública, también otro efecto que nos inquieta, porque si ahorita hay un desabasto, y por ejemplo se acaba de hacer una licitación complementaria para el año 2024, entonces hay que pensar que viene el año político, habrá cambio de gobierno y elecciones en junio, el gobierno de transición va a tener muy reducido el tiempo.

Agregó: “Hoy en día un medicamento, una vez que se determina fabricarlo, estamos hablando de tres meses, en lo que llega la materia prima, se hacen pruebas de estabilización, se fabrica, se verifica el producto, son tres meses, entonces lo que me preocupa y que estamos planteando es que haya una transición anticipada y planeación a las compras públicas que no se tenga un problema a fines de 24 y sobre en 25”.

¿Tema político electoral? Dijo, no siento que sea político electoral, sin embargo, hay que ver cuál es el alcance y como lo quieren manejar. “Es algo inusual, los medicamentos deben de fluir, y el hecho de almacenarlos puede tener problemas de distribución o de costos, y también de posible caducidad, que se tiene que destruir”.

¿Confianza en el próximo gobierno? Juvenal Becerra, Juan de Villafranca y Rafael Gual, coincidieron en comentar que hay confianza en que el próximo gobierno (quede quien quede) pues están trabajando en un  programa de desarrollo de la industria farmacéutica y de todo el sector salud.

Buscan, subrayan, incidir en tener un mejor sistema de salud que, en su  momento, hay muchas organizaciones involucradas desde Consalud, el Consejo Coordinador Empresarial, Concamin, Coparmex y Canifarma, asi como hospitales, clínicas, farmacias, distribuidores, para hacer una propuesta muy solida y única a los y las candidatas a la presidencia de la república, en su momento, de forma que, en conjunto, recuperar el sistema nacional de salud.

Mientras tanto, a días de que se inaugure la superfarmacia, la Secretaria de Salud, no tiene datos del acondicionamiento para almacenar «todos los medicamentos del mundo». Le echo la bolita a Birmex. ¡Sin pies ni cabeza!

Correo: delaciudad1951@gmail.com