México y Argentina manifestaron su “preocupación” por la “detención de figuras políticas de la oposición” en Nicaragua pero se mostraron en contra de intervenir en asuntos internos de ese país, lo que los llevó a no apoyar una resolución debatida hoy en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

“No estamos de acuerdo con los países que, lejos de apoyar el normal desarrollo de las instituciones democráticas, dejan de lado el principio de no intervención en asuntos internos, tan caro a nuestra historia”, señalaron los Gobiernos argentino y mexicano en un comunicado conjunto emitido por la Cancillería argentina.

Ambos países manifestaron también su desacuerdo con la “pretensión” de “imponer pautas desde afuera o de prejuzgar indebidamente el desarrollo de procesos electorales”.

“En este contexto, no nos fue posible acompañar el proyecto de resolución puesto a consideración hoy en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA)”, sentencia.

El Consejo Permanente de la OEA abordó este martes en una sesión extraordinaria la situación en Nicaragua, después de que el secretario general del organismo, Luis Almagro, instase a aplicar la Carta Democrática Interamericana por la represión a la oposición.