Al menos tres barricadas que utilizaban sicarios sobre una carretera en el estado de Michoacán, oeste del país, fueron destruidas en una operación conjunta llevada a cabo por unos 500 agentes, entre policías estatales, militares y agentes de la Guardia Nacional.

La Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán informó que las tres “barricadas” operaban desde hace poco más de un año en la carretera estatal que une los municipios de Ario de Rosales (centro) y La Huacana (Tierra Caliente), con hombres armados identificados como miembros de los carteles antagónicos Pueblos Unidos y   (CJNG).

El operativo fue concretado por las fuerzas de seguridad a bordo de 60 vehículos artillados, incluyendo dos camiones tácticos blindados y un helicóptero.

El despliegue policiaco-militar provocó que los grupos armados, de ambas organizaciones criminales, abandonaran las tres posiciones, habilitadas con reductores de velocidad y, una de ellas, con una valla metálica para controlar la circulación de vehículos.

Los agentes federales y estatales también instalaron una Base de Operaciones Interinstitucionales (BOI), la cual trabajará de forma permanente para contener la presencia de grupos armados en la carretera Ario de Rosales-La Huacana, una zona importante en la producción de aguacate.