Unos 200 migrantes de países como Haití, Cuba, Nicaragua, El Salvador, Honduras encendieron veladoras y realizaron oraciones para pedir a Dios que el Gobierno mexicano que les ayude a salir de la ciudad de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas.

Los extranjeros se hincaron y levantaron las manos para pedir que las autoridades mexicanas puedan otorgarles un documento que les permita avanzar a la frontera norte del país.

Bajo una fuerte lluvia, el director de la Organización Pueblo Sin fronteras, Irineo Mujica, les informó que este viernes se van a entregar los primeros 200 amparos a un juez federal y será esta autoridad que determine el tiempo en el que saldrán estos documentos.

Desde el parque Benito Juárez, lugar donde se tenía el ayuno por la libertad, los migrantes se mantienen en incertidumbre porque no los dejan salir de esta ciudad fronteriza con Guatemala.

Uno de los migrantes haitianos que llegó a la reunión, aseguró que ya no soportan estar en Tapachula porque la situación se complica conforme pasan los días y las autoridades no les dan una solución a sus documentos para transitar por el territorio mexicano.