• Morena y sus aliados requerían de al menos 86 votos para aprobar la reforma de ampliación de Fuerzas Armadas en tareas de seguridad nacional, sin embargo, sumaron solo 76 

La Redacción 

Pese a todo los “esfuerzos” de cabilderos y la movilización del gobierno para presionar la propuesta para la ampliación de la Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta 2028 se pausó en el Senado de la República, Morena y sus aliados requerían de al menos 86 votos para conseguir la mayoría calificada y aprobar la reforma de la diputada Yolanda de la Torre del PRI. Sin embargo, oficialmente sumaron 76. 

Oscar Eduardo Ramírez Aguilar y Rafael Espino de la Peña, presidentes de las comisiones de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos Segunda, respectivamente, ambos de Morena, pidieron que el dictamen fuera retirado del debate y no se votara, con el argumento de que requería mayor análisis, por lo cual se regresará a comisiones unidas y tienen diez días para mandarla de nuevo al pleno del Senado. 

El primero en sugerir que se retirara el dictamen fue el senador morenista Ricardo Monreal, quien advirtió que es de suma importancia que la Cámara Alta apruebe esta iniciativa, de lo contrario se pondría en riesgo la vida del pueblo de México, ya que las fuerzas civiles (policías municipales y estatales) no tienen la capacidad de sustituir a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad y no confía en que esta condición cambie en 18 meses. 

Por lo anterior el bloque de contención aseguró que el motivo real detrás de la petición es que no habían logrado conseguir los votos necesarios para la aprobación de la reforma al quinto transitorio constitucional, que requería de mayoría calificada, esto es dos terceras partes de los votos de las y los presentes. 

Presión del gobierno  

Un día anterior a la votación en pleno, Adán Augusto López Hernández, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), fue captado en el Hotel Emporio de la Ciudad de México, ubicado frente al Senado de la República “platicando” con los legisladores para que votaran a favor del dictamen. 

De acuerdo con fuentes periodísticas López Hernández sostuvo reuniones individuales con algunos senadores; esto ante el riesgo que quienes le dijeron que sí votarían a favor del dictamen, finalmente dijeran que no. 

El primer resultado de las pláticas que sostuvo el secretario de Gobierno con los legisladores fue la decisión del senador yucateco Raúl Paz de “saltar” desde el PAN hacia Morena. Adán también conversó con varios gobernadores panistas, siempre bajo la lógica de sugerir que, sin sus apoyos, peligrarían los operativos que la Guardia Nacional brinda en esos estados. 

PRI controversial 

Esta circunstancia es particularmente difícil en el Senado, pues en la Cámara de Diputados esta iniciativa pasó fácilmente porque es una reforma promovida y apoyada desde el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y, como empata con la agenda política de Morena, pues juntó la mayoría calificada del Palacio Legislativo de San Lázaro. 

Sin embargo, el PRI en el Senado manifestó su aversión a esta iniciativa, por lo que Morena debe de conciliar urgentemente con las fuerzas opositoras en virtud de que éstas queden satisfechas con la redacción final de la iniciativa y, así, contar con su voto. Esto porque Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de la bancada tricolor en el Senado, y Claudia Ruiz Massieu, senadora del PRI, se posicionaron en contra. 

La reforma planteada por el PRI en la Cámara de Diputados y aprobada la semana pasada por la Cámara Baja, plantea modificar el primer párrafo y adiciona el párrafo tercero y cuarto del Artículo Quinto Transitorio del Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política en materia de la Guardia Nacional, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de marzo de 2019.