La agencia Moody’s Analytics advirtió una posible caída de 1.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México para 2023 si se materializa la recesión en Estados Unidos.

En su simulador “La próxima recesión global”, la agencia global, que recientemente degradó la calificación soberana del país, señaló que “una combinación de eventos desfavorables” ocasionaría una recesión en México a mediados del año entrante, aunque prevé un alza del PIB mexicano de 1.8 por ciento para 2022.

“La contracción económica se extiende desde el segundo trimestre hasta el cuarto (de 2023), cuando la economía toca fondo. El PIB se contrae 1.7 por ciento en 2023, después de crecer 1.8 por ciento en 2022”, señaló la calificadora.

En el análisis, a cargo de Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analytics, los factores que enfrenta la economía mexicana son la persistencia de choques de oferta en la economía global y altos precios de las materias primas.

También enunció el debilitamiento de la demanda interna ante la necesidad de una mayor restricción monetaria para abatir la alta inflación, que alcanzó una tasa de 8.16 por ciento anual en la primera quincena de julio, el nivel más alto desde 2001.