Porfirio Muñoz Ledo, diputado de Morena, descartó ser el personaje incómodo en la bancada de Morena en la Camara baja, pero se autocalificó como propositivo.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, recordó algunos de sus episodios como funcionario y legislador a lo largo de su vida

“No lo soy, para nada (el diputado incómodo de Morena) lo que pasa es que soy propositivo. Me llamaste incómodo y me pusiste a reflexionar, desde que tengo memoria  en la vida pública siempre he sido incómodo (…) Nadie nació para ser cómodo”.

El diputado morenista recordó cuando en 1988 lo patearon en la Cámara de Diputados tras encarar al entonces presidente Miguel de la Madrid en su último informe de gobierno.