Los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) deberían aumentar los impuestos al consumo de alcohol y bebidas azucaradas, indicó la agencia sanitaria de Naciones Unidas tras publicar datos sobre estas medidas fiscales y una guía de recomendaciones al respecto para los gobiernos.

Según estos datos, aunque 108 países aplican impuestos a las bebidas azucaradas y 148 al alcohol, se trata de medidas insuficientes para incentivar comportamientos más sanos, subraya la OMS, que recuerda que el consumo de alcohol causa 2.6 millones de muertes al año y las dietas poco saludables matan a 8 millones.

La OMS considera por ejemplo insuficiente la tasa impositiva promedio que se aplica a las bebidas azucaradas, de 6.6 por ciento, o lamenta que en 22 países, principalmente europeos, el vino no esté incluido en los impuestos al alcohol.

“Aplicar impuestos a productos poco saludables crearía poblaciones más sanas, y tiene un positivo impacto en la sociedad, en forma de menos enfermedades y más ingresos para que los gobiernos puedan proporcionar servicios públicos”, comentó al respecto el director para la promoción de la salud de la OMS, Rüdiger Krech.

En el caso del alcohol, además, una mayor imposición puede reducir la violencia y los accidentes de tráfico, agregó el experto.