El Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició hoy una reunión de un día para discutir la evolución reciente de la pandemia de COVID-19 y recomendar si se mantiene el nivel de alerta sanitaria máxima o se rebaja a la de riesgo moderado.

La propagación de COVID-19 constituye a ojos de la OMS una emergencia sanitaria internacional desde el 30 de enero de 2020. A partir de entonces esta declaración se ha revisado cada tres meses y en cada ocasión se ha determinado que no se cumplían con las condiciones para levantar la medida.

Esta es la décimo segunda reunión que el Comité de Emergencia -un grupo de científicos de distintas áreas de todas las regiones del mundo- dedica a la pandemia de COVID-19, pero la evolución de casos de covid en las últimas semanas hace pensar que recomendará mantenerla como una emergencia internacional.

Los casos globales de COVID-19 han aumentado un 30 por ciento en tan solo dos semanas y en Europa, en particular, las subvariantes BA.4 Y BA.5 de ómicron son responsables de lo que se aprecia como una nueva ola de covid, aunque con efectos mucho menos graves debido a la inmunización de buena parte de la población mundial.

Los expertos del Comité de Emergencia analizarán los datos epidemiológicos más recientes, intentarán establecer las causas del aumento de casos y entregarán un recomendación formal al director general de la OMS para que la anuncie públicamente.