El hombre desdichado busca un consuelo 

en la amalgama de su pena con la pena de otro. 

Milan Kundera 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Burlón, soberbio, en actitud de perdonavidas que ha sido su característica desde que la pandemia del SARS-CoV-2 llegó a México, porque se sabe protegido por el alto jerarca de la 4T, lo hicieron a imagen y semejanza del mesías tabasqueño, del que no tiene fuerza de contagio, del que tiene fuerza moral para desafiar a los virus y ponerse en riesgo, así compareció en el Senado de la República, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell. 

Pero esta vez fue diferente, protestas, gritos, pancartas y duros, verdaderamente duros cuestionamientos por las acciones y el mal manejo de la estrategia contra el coronavirus fueron la constante, sobre todo de senadoras de oposición que le hicieron pasar un mal rato.  ¡Y… que bueno! Por lo pronto y sin ser panista o priista, sin coincidir en otros temas con los de siempre, me sentí representado al escuchar lo que muchas veces hemos querido expresarle en vivo y en directo al figurín de la 4T, no tuvo escapatoria y lo arrinconaron, lo pusieron en las cuerdas y ni las manos metió. 

Pero el momento cumbre fue la participación de la senadora Lily Téllez, ex de Morena y otrora panista, quien con cifras en mano y buena información le mostró los errores cometidos, lo llamó ciego y “Virrey”. Le dijo que engaña al presidente, que quiso ahorrar en la compra de pruebas utilizando el sistema Centinela a costa de la salud, de la vida de miles de mexicanos. Cada frase, cada cuestionamiento y fiel al histrionismo aprendido en Palacio Nacional, levantaba las cejas, hacía ademanes y algo murmuraba debajo de su enemigo, el cubrebocas. 

Aunque hubo voces que pretendieron defenderlo a pesar de todo, la verdad es más grande, los miles de contagios ahí están y siguen creciendo, los miles de fallecidos, familias destrozadas por negligencia, hay luto en el país, ante eso la narrativa triunfalista se desarticula. Aunque hay una gran responsabilidad en cada uno de los ciudadanos para cuidar la vida, el gobierno de la 4T decidió mal y tiene que enfrentar la responsabilidad que evidentemente tiene. 

Desde hace meses varios columnistas y nosotros en IMPAR, el periódico, lo hemos sostenido y que conste que no se trata de tener mucho seso, sino de sentido común que ya no se puede sostener a este funcionario. Primero por la fatalidad de las cifras de contagios y los más de 83 mil muertos. Segundo, él es el pagano para no manchar a su patrón López Obrador y eximirlo de cualquier culpa, pues el tiempo se cumplió, de lo contrario parecerá encubrimiento. 

La comparecencia de Gatell fue un completo desastre, pero no por la oposición, por los hechos y contra eso nada. Ahora dice el tabasqueño que al doctor lo quieren desacreditar, pero ya lo estaba presidente, en el pensamiento científico hay que rendirse ante la evidencia y ahí está. La 4T privilegia en circo. 

Entre Palabras 

¿En calidad de qué, la señora Müller firma y hace peticiones a gobiernos en Europa? ¿No qué no es primera dama? Así comenzó Martha… 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima.