La ciencia no solo es compatible con la espiritualidad;

es una profunda fuente de espiritualidad.

Carl Sagan

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector. Gracias. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la 4T comienza a verse disminuido, por la falta de resultados tangibles ha desatado antes que nadie los tiempos de la sucesión presidencial, estamos muy lejos del 30 de septiembre del 2024, día en el que tendrá que salir de Palacio Nacional y entregar la estafeta a uno de los suyos o a la oposición.

El tabasqueño es un gran estratega en eso de lo electoral, en ese terreno se siente cómodo, desde ahí construyó sus tres candidaturas y cada vez se fue polarizando más y más, le gusta martirizarse y decirse atacado como ninguno, eso sí, para la administración pública han enseñado que eso del cambio y que son los diferentes solo existe en su loca cabeza y si no me cree, las cifras oficiales nos dicen que su lucha contra la corrupción es una vacilada y que aumentó 9%.

El Pejelagarto ya no es ningún enigma, ya no sorprende a nadie, la política pública para los siguientes tres años se dictará desde la conferencia mañanera, a bote pronto, más radical, más necio y con el señalamiento para sus adversarios como lo hace con periodistas, luchadores sociales, activistas, pero de los suyos nada de nada, un silencio sepulcral.

Ya nos mostró en un par de conferencias que se dedican a observar quien habla bien y quien mal del presidente, ya hizo un análisis de contenido, ya calificó a periódicos como “pasquín inmundo”, ya midieron que en los programas de radio se habla mal del presidente y arremete contra los medios y reporteros, eso sí no han desmentido una sola de las investigaciones presentadas de manera sería.

Ante esto, van a dedicar un día a la semana para hablar de quién miente y quién habla mal de López como en los mejores tiempos del PRI. ¿Qué no hay nada más que hacer en el país? ¿Ya terminamos con la pandemia? ¿Ya no hay masacres? ¿Ya no hay feminicidios? ¿Ya repuntó la economía? ¿Ya se generaron los empleos perdidos? ¿Ya se terminó con la corrupción? Y así nos la podríamos seguir estimado lector.

Dicen los de la 4T que perdieron la Ciudad de México porque manipularon a la clase media, esos que no ven la mañanera. Pero recientemente el informe Digital News Report 2021, dice que los ataques de AMLO es uno de los principales problemas que enfrentan los medios de comunicación, eso les ha quitado credibilidad, a eso hay que sumar que las audiencias están migrando a las redes y otras plataformas.

Así López busca monopolizar su verdad desde su mañanera, aunque esté construida con violencia, con mentiras y con el rencor que todos los días destila y que contagia a sus esbirros que preguntan a modo y se extiende a sus hordas de bots. López Obrador ya no será motivo de unión entre las clases sociales y menos cuando las golpea, ya no se cerraron filas en torno a él porque es su conveniencia, no será el mejor presidente de la historia porque no se asume como tal, se los dijo el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, este ya es un sexenio perdido.

Vengan más ataques a la prensa y la instalación de su Santo Oficio en la mañanera, así se caen las máscaras y las audiencias gozan de inteligencia y sabrán comparar. Pero eso sí, se juega con fuego porque México sigue siendo el país más peligroso para ejercer el periodismo, según información de El Universal existen denuncias que el Estado estaría realizando espionaje a los periodistas, ¿Esos son lo superiores morales?… por ahora ahí la dejamos.

Entre Palabras

¿Cambios en el Metro? Y… ¿La justicia para cuándo?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.