Quien escribe lo que le gusta a los demás 

puede ser un buen escritor, pero nunca será un artista. 

Juan Carlos Onetti 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Una de las fechas más esperadas es la marcada en el calendario para elegir presidente en los Estados Unidos, y eso es hoy. La disyuntiva, seguir por el camino actual con un líder hosco, con un discurso de odio y división como el de Donald Trump, o apostar a un cambio en la figura de Joe Biden, por lo menos en el estilo de gobernar, moderado y con más apertura a nivel mundial, claro hasta donde les convenga porque no dejan de creer que son el centro del universo. 

Pase lo que pase con los comicios en el país del norte, México tendrá que construir una nueva relación con ellos, también puede verse como una oportunidad para que la 4T busque un trato digno que ha perdido ante Donald Trump y la frágil, muy frágil postura de López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard, quienes están entregados en los brazos del rubio mandatario, solo hay que mirar la política migratoria de nuestro país, la Guardia Nacional como extensión de la migra, el trato inhumano a los migrantes, en pocas palabras se le ha dado a EU, lo que le ha pedido al Tabasqueño. 

En caso de que gane Trump, veremos si la relación digna del “Valentine’s day” aguanta la presión de un personaje que ha sido recio con los latinos, que sigue con el capricho de construir el muro y que los malos somos los latinos, ya no tendría el freno de reprimirse por buscar una reelección, eso nos mostraría al verdadero Donald Trump, que hasta podría desconocer a su par mexicano, no por nada lo ha llamado “Juan Trump”. 

Como estarán las cosas con la 4T que apostaron por la continuidad en la Casa Blanca, que los críticos contra el imperio yanqui, los de izquierda y comunistas de café, los que siempre vieron a EU como un enemigo prácticamente del mundo, ahora son porristas de Trump porque así lo manda el inquilino de Palacio Nacional. Pero cuidado porque si triunfa los va a desconocer. 

En el caso de que Biden sea el elegido, Marcelo Ebrard tendrá que mostrar oficio en su encomienda, porque los demócratas entienden que López fue a la Casa Blanca a hacerle la campaña a su contrincante igualito que Peña Nieto. La primera tarea será que nos volteen a ver, porque en la agenda de Biden hay muchos otros temas como China, Rusia, Irán y Medio Oriente antes que nuestro país, pero de que se la va a cobrar a López y su 4T, no hay duda. 

La tarea principal que debería prevalecer es de una buena diplomacia, no de tapete, de trato de socio y de mozo, pero la línea de nuestra política exterior la tira López y Marcelo es obediente, pero sí el super canciller Marcelo logra lo cometido y por la cercanía del cargo con EU, les podría estar ganando la partida a los que aspiran a la candidatura presidencial en México, el asunto es ¿cómo? Siendo zalamero o con mano firme de socio comercial. 

En fin, López decidió por Trump, veremos cómo nos va.   

Entre Palabras 

En pleno repunte de la pandemia, el “Pejelagarto” nos regala una perla más de su pensamiento oscurantista: «Si yo algún día me pongo cubrebocas, sería por la gente, por respeto a la gente, no me pongo porque guardo distancia». 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.