En ninguna época es fácil

vivir transgrediendo la norma social.

Carlos Monsiváis

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, muchas gracias. Las inconformidades en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador y la 4T van en aumento, pero cuidado porque se pueden salir de control, volverse cada vez más violentas. Incluso se ha advertido sobre posibles enfrentamientos entre los adoradores del tabasqueño y quienes no están de acuerdo con él, ese es un escenario que no se puede descartar, peligroso y que es cosecha de la polaridad sembrada por años.

El incidente en un avión con la señora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López, en el que un detractor la increpa y le reclama por los hechos de la Conapred, donde supuestamente ella habría pedido la renuncia de su titular, es apenas el primer esbozo de lo que puede repetirse, esto puso a hervir las redes sociales en donde se dieron con todo, los opositores y los defensores de AMLO.

El derecho a la manifestación está consagrado en la Constitución Mexicana, y así se han dado desde la elección de Vicente Fox. Luego con Felipe Calderón crecieron las demandas, tomó protesta entre rechifla y a hurtadillas por la sospecha de un fraude electoral, tomaron Paseo de la Reforma, a Margarita Zavala también le reclamaron por el caso de la guardería ABC, las madres de víctimas y desaparecidos de la fatal “guerra contra el narco” fueron tachadas de daño colateral, los reclamos eran con razón.

Con Peña Nieto no fue diferente, desde el primer día de su mandato había gente en la calle saqueando y haciendo destrozos luego se potencializó en los gasolinazos. La insultante corrupción fue la marca de ese sexenio y lo que le abrió la puerta a una aplastante 4T en la elección del 2018. Pero la polaridad estaba latente desde hacía años.

La historia está a punto de repetirse, por eso es primordial que el presidente, de una vez por todas, termine con el discurso de odio y división que lanza todos los días desde Palacio Nacional, porque estos se transmiten a la sociedad y pueden ser terreno fértil para saltar del ciberespacio a lo real, generar violencia y en el merco en el que estamos no conviene a nadie.

Todos debemos serenarnos, pero López debe poner el ejemplo, porque ya se saben el camino para las protestas en sus actos y con su esposa se van a seguir repitiendo, cuidado con los violentos y eso incluye a los que están en Palacio Nacional.

Entre Palabras

El otro grave problema del país es la inseguridad. ¿Ahí también bajaron los brazos los de la 4T?

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.