La singularidad es casi invariablemente una pista.

Cuanto más característico y superficial es un crimen,

más difícil es traerlo a casa.

Sherlock Holmes

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Desde la llegada de la 4T al Palacio Nacional, se vio la mano dura de López Obrador en contra de todo aquel que no fuera afín a su gobierno, regresó el verdadero tabasqueño intolerante de siempre y mostró que no iba a aguantar a nadie que se le subiera a las barbas, así lo hizo con los gobernadores que uno a uno fueron cediendo terreno, quizás por el inicio del sexenio, pero el asunto es que los sometió.

Algunos gobernadores priistas resultaron más morenos que los de Morena, ahí está el caso de Omar Fayad y de Alfredo del Mazo, quienes le han quemado incienso en cada oportunidad que tienen, y que conste que no se trata de confrontarse nada más, sino que han disuelto las fronteras de la ideología, rayando en la sumisión. Una gira por Jalisco, Guanajuato y Colima le bastó al macuspano para meterlos a raya, para hacerse sentir, algunos hasta se retractaron de sus declaraciones como Enrique Alfaro.

Pero los tiempos electorales ya comenzaron, hay que buscar de nueva cuenta el poder o caer lo mejor parado que se pueda, sobre todo si se tienen las manos sucias, a eso se atribuye el desmantelamiento de la Conago, luego de la renuncia de 10 gobernadores que dejaron esa organización, la ruptura se dio luego de la última reunión que tuvieron con López, así lo que nació para ser un contrapeso al poder Ejecutivo desde los estados, llegó a su fin luego de 19 años.

Dicho por los renunciantes, la Conago ya no defiende la soberanía de los estados y no ha ayudado a la interlocución con el gobierno federal. Javier Corral, gobernador de Chihuahua; Enrique Alfaro, de Jalisco; José Rosas Aispuro, de Durango; Francisco Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León; Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, de Guanajuato; José Ignacio Peralta, de Colima; Miguel Ángel Riquelme, de Coahuila y Silvano Aureoles, de Michoacán, han conformado la Alianza Federalista.

Ninguno de los antes mencionados partidario de las acciones que ha tomado López en temas como la pandemia, la crisis económica, la falta de empleo, la inseguridad, ni mucho menos el trato que la federación le ha dado a los estados sobre el pacto fiscal. Pero tampoco coinciden en las formas políticas y quizás tanta división que sale de Palacio Nacional terminará por hacer el trabajo que los débiles líderes de los partidos políticos no han podido, amalgamar un frente contra la 4T.

Veremos si esto tiene buenos resultados y hacen presión para que el presidente los voltee a ver. Luego tendrán que buscar un mejor presupuesto. Y buscarán continuidad en las elecciones del año que viene, esa será su prueba de fuego.

Insisto tanta división desde Palacio Nacional podría ser el catalizador para generar una alianza entre lo que queda del PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano y una parte del PRI que les den la pelea para el año que viene, así se juega el ajedrez de la política y solos no lo van a lograr.

Entre Palabras

¿Sabrá la titular de la CNDH que tienen tomadas parte de las instalaciones de ese organismo?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.