Muchos me dicen han cumplido con su deber,

y a mí, me da mucho gusto no haber cumplido

ni con la mínima parte de él,

para desgracia o fortuna de esta patria.

Carlos Monsiváis

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Los días pasan y se acerca la contienda electoral en Estados Unidos y también las intermedias para México. El presidente Donald Trump y su mal manejo de la pandemia por el Covid-19 y miles de muertos lo han puesto en jaque para reelegirse por un nuevo periodo, y lo que parecía algo inminente hoy lo tiene nervioso, algo parecido sucede en Palacio Nacional con la 4T que busca conservar la mayoría en el Congreso.

Un presidente que supura racismo, clasismo, que divide y muestra su poder para aplastar al que no piensa como él, majadero, misógino, que culpa a los regímenes del pasado, a la prensa le dice que está en su contra y que siente complots por todos lados. No estimado lector, no se confunda, me refiero al inquilino de la Casa Blanca, ese es Donald Trump, no Juan Trump, como nombra a López Obrador.

La campaña electoral pasada en EU fue cimentada en un discurso de división, de odio hacia los latinos, particular hacia México y los mexicanos, con la promesa de la construcción de amurallar la frontera para impedir el paso de la migración. Mientras esto sucedía, Peña Nieto ni las manos metió, solo esbozos de tibios discursos para frenar al boquiflojo. Hasta que le torcieron la mano a Peña y lo recibieron en el país, le hicieron el trabajo sucio, jugaron a su favor.

De alguna forma esas promesas conquistaron a los estadounidenses originarios, le dieron su voto y lo convirtieron en el presidente número 45.  Desde enero del 2017, Trump no ha bajado la intensidad y la presión de firmar el T-MEC, puso a México y a López Obrador en desventaja. Si bien el muro de la ignominia no se ha construido por completo, López y su Guardia Nacional han servido para ese propósito, situación que fue duramente criticada por instancias internacionales.

Ahora en cada ocasión que puede, el tabasqueño lo nombra como su amigo, pero cuidado, porque en la política todo tiene un interés y van a buscar que el macuspano le lance la campaña a Trump, por lo pronto ya dijo que visitará Estados Unidos para agradecer el apoyo hacia nuestro país. Si las cosas se ponen todavía peor para la elección de noviembre, en el cuarto de guerra de Donald Trump, seguramente tienen varias estrategias que incluyen a México y a López, o la presentación de algún ex presidente ante la justicia.

Cuantas similitudes entre estos dos compadres, aunque si pierden, uno la Casa Blanca y el otro el Congreso mexicano, serán sólo dos tristes compadres. ¿Conservarán la amistad?

Entre Palabras

Dice John Ackerman que Ricardo Monreal le hace el “caldo gordo a Loret”, y todo porque le cayeron en la movida, hasta hoy puras descalificaciones sobre el reportero, pero nada claro de sus adquisiciones inmobiliarias.

Que rápido se le olvido cuando criticaba con todo a los malditos neoliberales. Doble discurso.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.