Optimista es aquel que cree que todo está bien

menos el pesimista; y, pesimista, aquel que cree

que todo está mal, excepto él mismo.

Gilbert Keith Chesterton

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Seguimos sumidos en la crisis de la pandemia, aunque el semáforo ha cambiado a naranja en el centro del país, para los morenos no hay otro tema más importante que las campañas, la de vacunación y obviamente la que quieren ganar, la electoral que ya comenzó. Me cuentan que, desde Palacio Nacional han sido tajantes pues no quieren ningún escándalo más, la petición ha sido clara para que anden con cuidado y nada ensombrezca la aplicación de las vacunas.

Pero, aunque quisieran los morenos no se pueden serenar y menos cuando los tiempos de selección están llegando a su fin, se mueven las piezas buscando las candidaturas, colocarse lo mejor que se pueda, son los antropófagos de siempre pero con piel diferente, soberbios como nunca porque ahora son gobierno y saben que la oposición sigue apostando a los errores de López Obrador, los muertos por la pandemia y el crimen organizado, la caída de la economía y la pérdida de empleo, pero no les va a alcanzar.

Uno de los ejemplos es el caso de Félix Salgado Macedonio quien prácticamente tiene amarrada la candidatura para la gubernatura de Guerrero, el mismo que tiene acusaciones en su contra por acoso sexual y violación, pero el presidente López Obrador, que según él tiene las manos fuera del proceso electoral, ya determinó que será Macedonio, no le importa la inconformidad de mujeres militantes que le han querido hacer llegar la información, pero en Palacio Nacional hay oídos sordos.

Para nadie es un secreto que el presidente López Obrador se está radicalizando, el caudillo es el que define y es solo cuestión de días para que se haga oficial una de las candidaturas más polémicas. Con eso se refuerza que el tema de las mujeres, la violencia de género, los feminicidios no están puestos en su agenda de primer nivel, ya quedó de manifiesto con las marchas y un Día sin Mujeres del año pasado, lo mejor que pudieron hacer fue minimizar y descalificar.

Insisto los tiempos se acortan y los escándalos van a continuar, hasta videos de Salgado Macedonio van a aparecer, de eso estaba enterado el presidente de Morena, Mario Delgado que le rehúye al tema, lo mismo que el acusado quien ni la cara ha querido dar, sus compañeros de bancada lo han protegido, aunque no quieran porque el tabasqueño ya decidió.

Así que el presidente ejerce el poder al estilo más rancio del PRI, es el presidente y líder de partido, él da su bendición, aunque se abandera en la democracia, el respeto a las instituciones, ya hasta se autonombró guardián de la elección, acusa al INE en una franca guerra para debilitarlo, su odio es directamente proporcional a su perversidad, sabe que, si domina a ese instituto, la continuidad de su “proyecto”, sus caprichos podrían estar garantizados. Los escándalos los persiguen, pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

En la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum desapareció al grupo de ranadergos, no quiere ser tachada de intolerante, de represora. Pero las acciones de los últimos días nos demuestran que nada ha cambiado con la policía capitalina, primero golpearon a un grupo de ciclistas que se manifestaba por el respeto. El otro caso un reportero gráfico grabó con su celular un accidente en el Metro y policías lo esposaron, lo privaron de su libertad y fue obligado a borrar su material. Esa es la policía capitalina y sus responsables tienen nombre y apellido, ¿Verdad Claudia?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram @arturosuarez_.

Hasta la próxima.