El autor es quien da al inquietante lenguaje de la ficción

sus unidades, sus nudos de coherencia, su inserción en lo real.

Michel Foucault

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. En la visita que realizó el presidente Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos, vimos a un presidente que reculó todas y cada una de sus declaraciones como candidato, se le olvidó que Trump había llamado ladrones y violadores a los compatriotas, ni una sola palabra sobre el mentado muro de la ignominia, por el contrario, puro amor, alabanzas de uno hacia el otro. La explicación más lógica se encuentra en la campaña y elección de noviembre en aquel país, además de la obligación del tabasqueño por la firma del T-MEC.

Una calca de esa visita a la Casa Blanca, del sometimiento ante el más fuerte o la investidura presidencial, o quizás del buen comportamiento y docilidad de los gobernadores de Guanajuato, Jalisco y Colima, quienes habían declarado fuerte, mostrando su inconformidad en temas como la pandemia del COVID-19, la inseguridad y el presupuesto, pero esta semana, su resistencia quedó en el pasado.

Es significativo que estos gobernadores representes a la “oposición” partidista, Diego Sinhue Rodríguez del PAN en Guanajuato, Enrique Alfaro de MC en Jalisco y José Ignacio Peralta del PRI en Colima, habían encabezado una especie de rebelión, pero muy poco les duró el gusto, bastó la pendencia de López Obrador para culpar a la prensa de haber sacado de contexto sus declaraciones y querer enfrentarlos.

Así el más estruendoso había sido Enrique Alfaro, y ahí están las evidencias para que no diga que se le inventan. Por ejemplo, habló de que no había coordinación con el Ejecutivo para enfrentar la pandemia, no había insumos ni pruebas rápidas, de plano responsabilizó al director del IMSS. También culpó a López Obrador de las protestas y violencia en las calles de Guadalajara, aunque de inmediato se disculpó.

Los otros dos gobernadores han sido más prudentes para declarar en público, pero en sus reuniones han sido de los más activos para oponerse al tabasqueño y que bueno, han buscado una y otra vez que los reciba. Pero el asunto es que al primer manotazo los desarmaron políticamente hablando.

La lectura es similar a la de la visita, el interés está centrado en la elección del año que viene, más que en resolver los problemas que imperan en la zona. Algunos factores para someterlos son el económico, pues depende completamente de la Federación. En el político mostrar que no han trabajado bien y por si fuera poco la extradición de Lozoya, la de Duarte y el caso de Genaro García Luna en EU.

El mensaje por parte de López Obrador está mandado, va a hacer todo lo posible para no perder el Congreso el año que viene, con los programas sociales, sometiendo a los gobernadores y disfrazándolo de cooperación, además de usar la corrupción del pasado para recordarles sus fracasos, no importa que vayamos por el mismo camino.

Ni modo, terminaron por someterlos.

Entre Palabras

Gran berrinche hizo el “doctor” John Ackerman, porque le tiraron a su candidata para insertarla en el INE, bien por los que elegirán a los nuevos consejeros y no tienen compromiso partidista.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.