Con fecha de hoy retiro de tu vida

mis tropas de ocupación.

Me desentiendo de todos

los invasores en cuerpo y alma.

Juan José Arreola

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. El próximo fin de semana llegamos a la consulta popular por saber si se puede enjuiciar a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, claro que ahí falta Luis Echeverría y hasta se abre la posibilidad para aplicársela al mismo Andrés Manuel López Obrador, motivos hay varios y todos tienen cuentas pendientes por acción o por omisión.

Nadie en su sano juicio podría negarse a que se aplique la justicia para que paguen un poco de lo que tanto y tanto daño le hicieron al país, pero esto de consultar si se debe aplicar la ley resulta una perdedera de 528 millones de pesos y de tiempo. Los morenos saben que los números no les van a dar para que sea vinculante, no van a llegar a los 37 millones 439 mil 23 que se necesitan, pero eso conviene a los planes de su caudillo, pues dirá que el pueblo bueno ya decidió.

En los últimos días se ha pedido a los partidarios de la 4T que intensifiquen la campaña de convencimiento para que la gente salga a votar, así diputados ponen a sus trabajadores a llenar formatos, recolectar firmas, nombres, números de teléfono y hasta copias de la credencial del INE, también participan los “Siervos de la nación”, han instalado carpas en las plazas públicas e insisten que los expresidentes deben ser juzgados.

Por ejemplo, a Felipe Calderón lo quieren enjuiciar por la “guerra contra el narcotráfico” y la venta por LyFC, a Peña Nieto por la corrupción obscena y las reformas estructurales del Estado, a Vicente Fox por dilapidar los excedentes del petróleo y no permitir la llegada de López Obrador a la presidencia en 2006, pero nada en concreto, ningunos de los anteriores aplica en una denuncia seria, formal que los lleve a la cárcel como pregonan, hay una ignorancia enorme en quienes recaban información.

Pero ya se los dijo el presidente, él no quiere enjuiciar a nadie del pasado, aunque sea un cotidiano regreso a esos tiempos y son los excelentes justificadores del fracaso de la 4T. El presidente se convirtió en protector de “la mafia del poder”. A la gente de Peña Nieto, excepto a Rosario Robles, quien está en prisión por un delito menor, no los ha tocado y ellos caminan tranquilamente, se ríen de la justicia porque López no impulsa que se les investigue. Como publicó el colega Salvador García Soto, en el 2018 Peña y López “firmaron” un pacto de impunidad y se ha ido confirmando mediante las acciones.

Llegamos a la consulta y el Pejelagarto ya se curó en salud, se advierte poca participación, poco interés en la ciudadanía que no pertenece a Morena. Como me dijo un amigo tomando café, el fracaso de la consulta servirá para darle unos nuevos golpes al INE y al consejero presidente Lorenzo Córdova, un instituto al que López le guarda mucho rencor y lo tiene en la mira.

Por lo demás, la consulta no es un ejercicio trascendente para la democracia del país. La Ley no se consulta se aplica, ¿O vamos a preguntar si se enjuicia a un violador? Si hay elementos que se proceda, sino se obstruye la justicia… Pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

¿Ahora el presidente reta a los padres de familia por aquello del regreso a clases?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.