En las aguas heladas del cálculo egoísta,

eso es la sociedad,

por eso el amor y la poesía son marginales.

Octavio Paz

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado amigo lector, gracias por su tiempo. Nadie le puede negar el carisma que tiene el subsecretario López-Gatell para contestar las preguntas incomodas de los compañeros de la prensa, incluso se ha convertido en una revelación política y fenómeno de comunicación de la 4T que es lo que les ayuda a sobre llevar la pandemia, mientras el secretario Jorge Alcocer sigue borrado, al director del IMSS lo tunden los gobernadores y el del ISSSTE simplemente no existe.

En ese contexto, más el discurso paranoico del presidente López Obrador, que culpa al pasado y a sus adversarios de orquestar una campaña mediática en su contra, pero la realidad es que sigue haciendo rounds de sombra y la sombra le gana. Los gobernadores ponen en duda la capacidad de la Federación para enfrentar la pandemia del COVID-19, las compras y los insumos entregados.

Esta semana verdaderamente fue intensa, primero los morenos, Jaime Bonilla y Luis Miguel Barbosa, eso pone de manifiesto que no están satisfechos, después Enrique Alfaro al confrontarse con Zoé Robledo, pero con todo y eso le han dicho al presidente que jalan con él. Para seguir en esta línea, correspondió el turno a Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán que se confronta con López-Gatell y Zoé Robledo, dice que no acatará las decisiones y el gobierno local cuidará la salud de los michoacanos.

Ahora comienza un jaloneo en los estados por saber quién es la autoridad sanitaria y a esa disputa ya subieron a López-Gatell, eso es punto más a la rebelión no declarada por empresarios y gobernadores en contra de Andrés Manuel López Obrador y su 4T. Y la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero no pinta, ni una llamada para buscar la cohesión de la política interna del país que es su tarea.

Ya que decir de la queja generalizada de los insumos entregados a las entidades y que conste que no solamente son los gobernadores, aunque algunos ya decidieron devolverlos, ha quedado documentado por los mismos trabajadores y puesto en entredicho la calidad de los insumos. Como sea, las protestas siguen ahí no han podido desactivarlas y lo peor es que los trabajadores siguen arriesgando la vida.

Nada más para el recuerdo, el ex panista Germán Martínez presentó su renuncia a la dirección del IMSS, en mayo del año pasado, luego de que denunció que funcionarios de Hacienda tenían “una injerencia perniciosa” en la operación del instituto lo que dijo ponía en riesgo la prestación de sus servicios de salud. Por eso llegó Zoé Robledo a sustituirlo, su primera tarea fue organizar los festejos de la Revolución.

No son nuevas las carencias del sector salud y la pandemia está desnudando la corrupción que por años ha existido, pero también la improvisación y malas decisiones que se tomen se van a pagar con vidas y no importará el discurso triunfalista.

Entre Palabras

Que siempre no van contra Peña Nieto. Veremos si no hay investigación cuando la pandemia arroje el saldo político y se acerque la elección.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.