¿Qué hombre de nosotros nunca ha sentido, 

caminando por el crepúsculo o escribiendo 

una fecha de su pasado, que ha perdido algo infinito? 

Jorge Luis Borges 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, no olvide lavarse las manos en cada oportunidad que tenga, vamos al tema. El primero en politizar los asuntos por delicados que sean, se llama Andrés Manuel López Obrador, es algo inherente a su figura, no sabe hacer política sin polémica y eso le ha dejado buenos resultados para él y los suyos, aunque eso lo ponga a la par de los otros, los frívolos, los indolentes e intolerantes, así fue como jefe de Gobierno del DF y como presidente no puede ser diferente. 

La llegada de las vacunas contra el Covid-19 y que la Federación sea quien las acapare y prepare la estrategia de vacunación, le han valido diferentes críticas que a López le han molestado demasiado, analistas y periodistas, incluyendo esta columna lo han advertido, hay que tener cuidado con las dos campañas, la electoral y la de vacunación, porque como dice el tabasqueño, esta calamidad le cayó “como anillo al dedo”. 

Según las proyecciones del mismo gobierno, la campaña político lectoral intermedia coincidirá con la de vacunación en el primer semestre del 2021. De entrada, ni los estados, ni instituciones privadas podrán comprar ni aplicar la vacuna. Eso en una crisis sanitaria se puede entender, pero viendo el manejo de los programas sociales, también se puede anticipar el uso electoral. ¿Se le puede dar el beneficio de la duda a López? 

Eso no quiere decir que se niegue la vacunación a los ciudadanos, pero con ello se puede hasta buscar dominar a los gobernadores desobedientes, esos que no tienen los afectos del inquilino de Palacio Nacional, así se les aplicó con el presupuesto y se les cerró la puerta, según porque se puede lastimar la investidura presidencial. Por lo pronto no les queda otra más que obedecer y pedir una distribución y aplicación justa para sus poblaciones. 

Pero al politizarse este asunto, al transferir toda la responsabilidad a la Federación, los que también le van a entrar a la politiquería serán los gobernadores, varios dejarán el encargo y se van a poner en la mira de las auditorias, de las investigaciones y de la UIF, entonces no pueden perder sus cotos de poder, así que van a jugar con todo su capital, eso implica hacer política con el mal uso de la pandemia, los contagios, los muertos y la vacunación. 

A una carta dirigida por los gobernadores federalistas, López Obrador les respondió que el gobierno garantiza una distribución “pareja y sin mezquindades”, pero en estos dos años, nos ha mostrado que su narrativa verbal va por otro camino que la narrativa de los hechos. Y el tema de la pandemia y ahora la vacunación ya están politizados.   

Por si fuera poco, la 4T tiene pendiente explicaciones como saber por qué los niños y mujeres con cáncer llevan 779 días sin recibir sus vitales tratamientos, explicar la carencia de otras vacunas en los centros de salud y el conveniente robo de medicamentos, transición desordenada del Seguro Popular al Insabi, qué tanto se compró con el dinero de la rifa del avión presidencial y una lista larga muy larga.   

El tema de la vacunación requiere la sapiencia y estrategia de un JEFE DE ESTADO, al mismo tiempo se desarrollará la campaña electoral, el contexto en el que se siente mejor López Obrador… ¿Aguantará la tentación?  ¿López se comportará como PRESIDENTE? Se van a caer las máscaras. 

Entre Palabras 

Con la SEP van a seguir pagando las cuotas de la campaña del 2018, no importa que no le sepan al tema, no importa que sean honestos. Suena Murat. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima.