El acto mediante el cual el hombre se funda

y revela a sí mismo es la poesía.

Octavio Paz

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector gracias. Desde hace muchos años el ahora presidente, López Obrador, ha dicho y pregonado las fechorías de lo que él llama “mafia en el poder”, ese argumento lo utilizó como estrategia en la campaña política del 2006, 2012 y en el 2018 con más fuerza, pero cuando obtuvo el triunfo lo guardo en el cajón de su despacho, aunque el clamor popular era enjuiciarlos, pero se ofreció una especie de tregua con el pasado y mirar hacia delante.

Para nadie es un secreto que el sexenio anterior, el de Peña Nieto y el “nuevo PRI”, quedó marcado en la historia como el más sombrío, el de los más corruptos, el de los desfalcos descarados, el de los excesos, el de la implementación de los métodos para extraer dinero público, la estafa maestra y las casas exuberantes en México y el extranjero.

Pero Peña Nieto y su banda transformada en poder Ejecutivo no fueron los únicos saqueadores, falta la larga lista de gobernadores y funcionarios de segundo nivel que operaron de la misma manera en los estados. Ahí están los casos de Veracruz, Chihuahua, Tabasco y otros, bueno algunos hoy están en la cárcel y otros prófugos de la justicia y el PRI al borde de la extinción.

Y si le escarbamos en la historia del siglo pasado encontraremos casos similares en los sexenios de Zedillo, Salinas, De la Madrid y mejor le paramos porque no alcanzan las líneas. Así que la promesa de hacer justicia y recuperar un poco de lo que tanto se llevaron, fue el motivo para que varios voltearan a ver a López Obrador y darle la confianza.

Unas semanas antes de la elección, el periodista Salvador García Soto, publicó en su columna de El Universal, ante la inminente victoria de AMLO, la posibilidad de un pacto de impunidad entre Peña y el tabasqueño donde aceptaban el triunfo y le levantaban la mano a cambio de no ir contra su primer círculo. Como suele suceder los implicados lo negaron, pero ahí están las acciones.

Todos los caminos en cada caso de corrupción del sexenio anterior llevan a Enrique Peña Nieto, y hoy trasciende que será investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera, eso incluye a su exesposa Angélica Rivera y a su primer círculo. Una de las lecturas que se puede hacer, es que se da en un contexto de mucha hostilidad, debilidad y problemas que enfrenta López Obrador y la 4T, por la pandemia del COVID-19, la devaluación de la moneda y la caída del precio del petróleo.

Se debe hacer justicia y que paguen lo que deben, pero también se entiende que el simple hecho de llamarlos a declarar y haya una detención sería un golpe mediático que le descargaría presión al presidente. Y de ser así nos da un indicio de lo complicado que será el futuro inmediato para los mexicanos.

Entre Palabras

Las denuncias por falta de material para la protección de los trabajadores de la salud que combaten al COVID-19 se siguen dando. ¿Hasta cuándo presidente?

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.