La pandemia de COVID-19 detonó problemas de ansiedad y depresión en México, alertó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La OCDE realizó un análisis sobre el impacto de la crisis por COVID-19 en la salud mental de la población mundial y reveló que a partir de marzo 2020 la ansiedad en México pasó de 15 por ciento a 50 por ciento mientras que la depresión aumentó de 3 por ciento a 27.6 por ciento.

El informe señala que en todos los países la salud mental se vio mayormente afectada entre la población que perdió su empleo y la que experimenta inseguridad financiera.

Apuntó que aunque dicha tendencia es anterior a la pandemia se aceleró en algunos casos.

La magnitud de la angustia mental desde el inicio de la pandemia requiere niveles sin precedentes de apoyo para la salud mental para que no produzca cicatrices permanentes”, enfatizó.