Todo poder excesivo dura poco. 

Séneca 

Víctor Sánchez Baños  

Ni a quien irle. Todos los partidos políticos son igualitos. En sus estrategias, sus mentiras, sus aberraciones, su falta de propuestas y, en especial, en su gente que los lidera.

En todo el mundo hay grupos políticos que luchan por el poder y, por ende, por el dinero. Sin embargo, de acuerdo a su historial democrático y cultura, unas naciones limitan a sus políticos y bajan de los nichos a los hombres.

Sólo gobiernos de exterminio como los de Mao, Stalin, Hitler, Mussolini, Franco, y más antiguos como muchos reyes medievales, o los Kanes asiáticos, han dejado pueblos que aprendieron del sometimiento para sobrevivir.

A eso aspiran algunos políticos de la modernidad mexicana. Y, no exagero. Algunos buscan el culto a la personalidad, como si el hecho de darles la chamba de administrar nuestros recursos los convierta en dioses o semidioses romanos; los SP (sumos pontífices) de la Baja Edad Media.

Pero, dejemos la historia. Hoy, los partidos políticos eligieron a candidatos a los más de 21 mil puestos de elección popular, a un 80% de basura social. Tanto a candidatos a reelección como a los nuevos prospectos de amigos.

Las nuevas figuras, como gente de la farándula o reinas de belleza, son de lo mejor que han seleccionado. De lo peor, hay canallas, criminales, violadores, ladrones, rateros del presupuesto, exconvictos, caciques y ricachones de dudoso origen de sus riquezas. Infinidad de corruptos.

La partidocracia impone a esos rufianes, como oferta política. No por la falta de talento y honestidad, sino por su cercanía y, como Ali Babá, para tener bandoleros que les generen dinero del pueblo.

Ni PRI de Alejandro Moreno; PAN de Marko Cortés; PRD de Jesús Zambrano; PVEM de Karen Castrejón; PT, de Alberto Anaya; MC, de Clemente Castañeda; PES de Erick Flores; MORENA, de Mario Delgado, RSP, de Fernando González; Fuerza por México, de Gerardo Islas; ni ningún otro de los demás partidos locales o regionales, se salvan. Todo para tener la mano dentro del presupuesto.

El Quijote, en su inmoral sabiduría dijo: “Tanto va el cántaro al agua, hasta que un día…”

Escúchame de lunes a viernes, de 21 a 22 horas, en “Víctor Sánchez Baños en MVS” / mvsnoticias.com / poderydinero.mx / vsb@poderydinero.mx / @vsanchezbanos