La Redacción

El sector turístico ha sido uno de los más afectados por la pandemia del COVID-19, el impacto será devastador y registra un efecto dominó en varias cadenas productivas y en la supervivencia de miles de familias y comunidades vulnerables que dependen del turismo, pese a las indicaciones por parte de autoridades de quedarse en casa, aun con poca afluencia se registró durante el periodo de Semana Santa, éxodo de personas, sobre todo en Jalisco.

Tras el inicio del periodo de Semana Santa, empezó también el “traslado” de tapatíos pese a las recomendaciones ante la emergencia sanitaria por el coronavirus. El Gobierno de Jalisco instaló un filtro sanitario en la carretera a Nogales para reforzar las medidas sanitarias y restringir la circulación a un solo carril, pero ni eso desmotivó a los vacacionistas, un coche tras otro circulaba por la salida hacia Puerto Vallarta.

En la primera semana desde la instalación de filtros sanitarios en distintos puntos de Jalisco se han realizado 50 mil 869 revisiones a personas a quienes se les realizó la toma de temperatura, se les aplicó un cuestionario y se les brindó gel antibacterial. Policías federales afirman que se aprecia menos tráfico de lo habitual para un fin de semana.

Nayarit impone cuarentena a vacacionistas

El gobierno de Nayarit, estableció cuarentena a 220 vacacionistas jaliscienses, que viajaron al complejo turístico Los Veneros, en Punta Mita, para “resguardarse” del COVID-19, pero esto no fue acatada por algunos de ellos, pues abandonaron el estado, algunos en helicóptero y se presume que tiene una capacidad de dos tripulantes y cuatro pasajeros. Además, una camioneta tipo Suburban que salió del complejo turístico con jaliscienses se negó a hacer alto en un retén colocado por autoridades de Nayarit.

Los turistas fueron retenidos en el sitio, pues según el gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría, dos de ellos padecen coronavirus. Debido a esta situación el gobernador de Nayarit, Antonio Echeverría tomó la decisión de cerrar por tiempo indefinido las Casas Club de la entidad, así como las albercas colectivas que continúan con el servicio a pesar de la cuarentena.

Poca afluencia en CDMX

Distintas casetas de la Ciudad de México presentaron poca afluencia de vehículos durante el periodo vacacional de Semana Santa debido a la contingencia sanitaria por el nuevo coronavirus. La caseta de Tlalpan, en la autopista México-Cuernavaca, lució una disminución de automovilistas que salen de la ciudad en comparación con años anteriores.

Por su parte, la caseta México-Puebla registró un ingreso de 13 vehículos por 16 salidas; la México-Toluca, 22 ingresos por 19 salidas; la México-Texcoco, 10 entradas por 12 salidas. En la caseta México-Pachuca se registró apenas 2 ingresos por cada 15 salidas. La caseta ubicada en la autopista México-Querétaro fue la que tuvo mayor afluencia con 20 ingresos por 30 salidas.

Se perderán 53 mil mdp…

El sector turístico del país dejará de obtener casi 53 mil millones de pesos de derrama económica durante las vacaciones de Semana Santa a causa de las cancelaciones por el COVID-19. De acuerdo con la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (Concanaco), hoteles y prestadores de servicios reportaban reservaciones de entre 90 y 95 por ciento previo a las vacaciones, cifra que disminuyó drásticamente en los últimos días hasta no tener ocupación.

Ante ello, José Manuel López Campos, titular del organismo, hizo un llamado a la solidaridad de los mexicanos con los empresarios del sector de turismo, de tal forma que para quienes tengan las posibilidades programen con anticipación sus viajes para meses posteriores, pues se requiere que las fuentes laborales se mantengan, para no sufrir en corto plazo problemas económicos severos.