Viola derechos al agua, el empleo y a la salud de 30 mil habitantes de comunidades de Zacatecas: José Narro Céspedes

SENADOR JOSÉ NARRO CÉSPEDES

Por Guillermo Pimentel Balderas

En conferencia de prensa, el senador José Narro Céspedes señaló que se prepara una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra la Minera canadiense “Gold Corp”, por violar los derechos al agua, el empleo, a la salud de más de 30 mil habitantes de comunidades del estado de Zacatecas.

Informó el legislador que desde el 27 de marzo, la minera “Gold Corp”, fue tomada por ejidatarios de 14 comunidades, que han sido afectados por las actividades de la empresa canadiense.

Detalló que durante una reunión con la Titular de la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se acordó que hoy -a las siete de la tarde- serían recibidos representantes de la minera, e integrantes de las organizaciones “Coordinadora Nacional Plan de Ayala”, “Frente de Comunidades Afectadas”, de la Unión de Transportistas de la Minera y de los Ejidos, para encontrar soluciones a este conflicto.

“Queremos –dijo-, que la empresa cumpla los compromisos contraídos desde 2009,  cuando firmó 19 puntos para beneficiar e impulsar el desarrollo de esta región de Zacatecas.

Denunció que también la empresa ha dejado de pagarles a los transportistas quienes están en quiebra, a pesar de tener contratos firmados. “Les deben a la fecha 41 millones de pesos”, precisó Narro Céspedes.

El senador del Grupo Parlamentario de Morena afirmó que a la fecha diversas comunidades de Zacatecas han sido afectadas directa e indirectamente por el trabajo de esta empresa. “En las regiones de Melchor Ocampo, Matamoros, Cedros, Cerro Gordo y El Vergel tienen serios problemas de desabasto de agua y de salud por el exceso de contaminantes”, subrayó.

Lamentó que han terminado con todos los árboles, con la flora de la zona. “Ya no hay nada que contenga el gran problema de erosión ahí. La empresa minera está afectando a cerca de 30 mil habitantes y  a más de 25 mil hectáreas, las cuales no generan ninguna producción. No hay ganadería, hay devastación ecológica de la región”, detalló.

Por su parte, Felipe Pinedo, asesor de organizaciones sociales en la región, explicó que el bloqueo es por desesperación. Desde el 2012 se terminaron el agua de las comunidades. Tenemos siete años sin agua para uso doméstico, agrícola, forestal, piscícola y recreativo, derivado del trabajo en la minera.

También señaló que la afectación en la salud es muy grave. Se han realizado estudios a pobladores de las comunidades aledañas a la minera. El 97 por ciento de los analizados tienen en la sangre altos niveles de plomo, mercurio, cadmio, cromo, arsénico, antimonio y  talio. Estos metales, dijo, son cancerígenos y provocan además daños en el pulmón, irritación en piel y ojos.

Remarcó que ya se preparan demandas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra la Minera por violar los derechos al agua, el empleo, a la salud, a un ambiente sano.

“También promoveremos una revocación a la concesión de la empresa. Iremos a instancias internacionales, ya que no respetan los acuerdos que ellos mismos firmaron”, concluyó Felipe Pinedo.