Ximena Puente, diputada del PRI, presentó iniciativa para sancionar hasta con cuatro años de cárcel a los pacientes que siendo portadores de una enfermedad grave en periodo infectante, de manera intencional, pongan en peligro de contagio a una o más personas.

La medida se aplicaría en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19.

El proyecto, que se trata de una adhesión al artículo 199 bis del Código Penal Federal, subraya la necesidad de sancionar  acorde con las circunstancias de la actual contingencia a quienes busquen infectar, deliberadamente, a otras personas.

“Cuando el portador de la enfermedad grave en periodo infectante, de manera dolosa ponga en peligro de contagio a una o más personas durante el periodo decretado como emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor por el Consejo de Salubridad establecido, se le impondrá pena de uno a cuatro años de prisión”, señala la reforma.

La legisladora detalló que aunque la legislación penal vigente prevé un castigo para el delito de transmisión dolosa de enfermedades graves, venéreas o de otro tipo, no hay una sanción aplicable en el contexto de emergencias sanitarias.