• Héctor Maldonado Picazo va por el PES contra los caciques de la región

(Especial) En el municipio de Tlaola, enclavado en la Sierra Norte de Puebla, ribereño a la zona de presas de Necaxa, se gesta una rebelión de los pueblos contra los cacicazgos.

Ha sido gobernado históricamente por el PRI y por el PAN los últimos 30 años; primero de la mano de Antorcha Campesina, ahora con los blanquiazules.

Héctor Maldonado Picazo, es el joven que desafía estos poderes fácticos que han mantenido en la pobreza a la mayoría de sus 20 mil habitantes.

Ante la “cerrazón” de Morena, “la Esperanza de México”, el nativo de la comunidad de Xaltepuxtla encontró cobijo en el Partido Encuentro Solidario (PES).

Héctor Maldonado enfrente tiene al cacicazgo azul y su compra de votos; al priismo histórico y a una imposición de Morena. Sus posibilidades son altas dice la gente de allá; “una cara nueva”, dicen.

Tlaola se dedica fundamentalmente, al campo, al cultivo y desarrollo de plantas de ornato, también al comercio en la vecina Huauchinango.

La otra parte de la población busca mejores oportunidades en el Valle de México o en los Estados Unidos.

Maldonado Picazo fue uno de esos miles de jóvenes que emigró al otro lado del Río Bravo, en busca de un mejor futuro que se le negó en su localidad, tras acabar la primaria, la secundaria y la preparatoria. También tuvo un paso por el Ejército.

En el vecino país del norte sufrió discriminación y acoso como todo migrante. Héctor Maldonado regresó a su comunidad de Xaltepuxtla donde puso un negocio familiar. No niega su simpatía por la Cuarta Transformación y el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus programas de apoyo a los que menos tienen. “Aquí lo han operado mal”, se queja; “debemos hacerlo bien, añade.

El nacido un 28 de agosto de 1986, camina los 31 pueblos de Tlaola, donde recibe muestras de apoyo y su campaña crece.

Héctor Maldonado señala que el progreso es para todos los pueblos, no solo para la cabecera. Esto le ha ganado la simpatía en Xaltepuxtla, Chicahuaxtla, Xochinananacatlan, Cuamila, Tlatlapanala y Tzitzicazapa, las comunidades más grandes.

Esto apenas comienza y la rebelión de los pueblos va.