*** La salud del consumidor de lácteos debe prevalecer frente a cualquier interés, afirmó Eduardo Ron

Ignacio Arellano Mora

Debido a la publicidad engañosa de las empresas lácteas en el país que venden fórmulas como si fuera leche genuina, el presidente de la Comisión de Ganadería, Eduardo Ron Ramos, espera que la iniciativa para erradicar esta situación que afecta al consumidor, sea aprobada en ésta LXIV Legislatura.

Al ser una propuesta presentada en el primer año de sesiones, el diputado federal ciudadano Ron Ramos detalló que “desde la Comisión estamos seguros que esta Legislatura votará la iniciativa a favor del consumidor final y de la salud pública, que está por encima de cualquier interés económico”.

Informó que la iniciativa contempla que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tenga las facultades para proceder y clausurar a las empresas lácteas que incumplan en su etiquetado, además de suspender su publicidad por ser engañosa.

“Sería una incongruencia que los diputados estén en contra de las medidas que ayudan a los pequeños productores, quienes enfrentan una competencia desleal y al consumidor”, agregó el presidente de la Comisión.

Además, enfatizó que “la finalidad del proyecto es que los consumidores sean conscientes del producto que va a adquirir y por otro, el compromiso de las empresas de ofrecer sus productos sin la práctica de la publicidad engañosa”, enfatizó el diputado.

La iniciativa requiere de cambios en la Ley de Propiedad Industrial para que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) tenga la facultad de revisar, en el registro o renovación de la marca, que los nombres que se pretenden registrar correspondan al producto que se va a distribuir.

La importancia de fortalecer el mercado interno de productores, se debe a que México es el noveno productor de leche a nivel mundial y ocupa el quinto lugar en importación de lácteos, sin embargo, “esa alta calidad de producción no es demandada en el mercado interno, pese a que el 11 por ciento del gasto en los hogares mexicanos está destinado al gasto en leche y derivados”, concluyó el diputado Ron Ramos.