Carlos Ramos Padilla

Si estamos a la espera de una respuesta clara, creíble y contundente sobre los atentados a las figuras de Omar García Harfuch y de Ciro Gómez Leyva, pues se agrega una mala nueva.

Lía Limón, alcaldesa en Álvaro Obregón lanzó el siguiente mensaje: “con profundo dolor y coraje les comparto que ayer (3 de noviembre) por la noche, Juan Pablo Izquierdo Medina, un colaborador de la alcaldía, muy cercano a mí, fue víctima de un atentado que intentó quitarle la vida y que hoy lo tiene en riesgo. Expresó toda mi solidaridad a sus familiares, amigos y a nuestro equipo de trabajo. Tengan la certeza de que contarán con todo mi apoyo y haré todo lo que esté a mi alcance para que se recupere. Pablo es una persona de buen, pacifico, leal y trabajador. Esta agresión la sentimos como propia por el afecto y el cariño que le tenemos: ¡es familia! En estos momentos de la vida y de la ciudad la paz y la verdad son elementos esenciales para que nuestra comunidad viva con seguridad y en concordia los procesos políticos que se avecinan. Por ello exigí a las autoridades competentes que se investigue este atentado hasta las últimas consecuencias…”

Hasta donde he investigado el funcionario recibió un tiro en el rostro. Él se desempeña como jefe de Servicios Generales de la alcaldía Álvaro Obregón, el ataque fue en su casa de la colonia Molino de Rosas. Juan Pablo de 52 años de edad, se encontraba afuera de su casa cuando un sujeto le disparó en la cara, para luego huir. Y este evento no es acto más de politiquería contra el gobierno federal, es el reflejo de un México violento que día a día cobra más víctimas entre nulos abrazos y muchos balazos.

Aunque lo aseguren y manifiesten los merolicos oficiales, la CDMX hasta al límite en muchos aspectos: seguridad, corrupción, recolección de basura, transporte público, eficiencia burocrática, suministro de agua…pero llegar al extremo de asesinar a mansalva en la vía pública merece ya una respuesta enérgica y no discursos evasivos.

Lía Limón es una funcionaria con mano firma que ha avanzado notablemente en la administración de la demarcación. Molesta sin duda a aquellos que gastan su tiempo en hundir al país en la desgracia. Pero hay formas que oscilan desde la manipulación masiva hasta los disparos de arma de fuego.

Uno más de los que son visibles, porque la gran mayoría está expuesta al atraco o crimen sin que siquiera se ganen una mención en el obituario actual.