Ivette Estrada

¿Cómo establecemos relaciones laborales nosotras? Participar en las mismas actividades de networking que los hombres no genera más oportunidades de trabajo. Ingresar al “Club de Tobby” no es garantía de ascender en el mercado laboral. Para una mujer, triunfar implica tener una amplia red de contactos diversos, como lo hacen ellos, pero adicionalmente, para nosotras también es imprescindible tener un círculo cercano de amigas. Y entre más heterogéneas sean éstas, ¡mejor!

Aunque las mujeres con una amplia red de contactos tienden a conseguir mejores empleos, las más exitosas poseen algo que no pueden conseguir a través de tomar “cervezas con los chicos”: estrechos lazos con las mujeres.

Al analizar los datos de redes sociales y de colocación laboral para los graduados de un programa de MBA, se encontró una diferencia de género importante: para los hombres, el factor que afecta el estatus laboral después de la graduación fue con cuántas personas influyentes tiene relaciones.

Sin embargo, para las mujeres esto no es tan fácil. Además de tener una amplia red de contactos, para conseguir un buen trabajo, nosotras debemos tener un círculo unido de colegas femeninas también.

La razón de esta diferencia puede llegar de los tipos de información que necesitamos para tener éxito.

Presumiblemente, tener numerosas conexiones proporciona acceso rápido a lo que los investigadores llaman “información pública”, como qué empresas contratan en determinado momento y qué tipos de candidatos buscan.

Para los hombres, eso puede ser suficiente para conseguir un buen trabajo. Los hombres realmente necesitan una red que vaya a maximizar su acceso y exposición a la información del mercado.

Las mujeres, sin embargo, necesitamos más información privada, que puede incluir consejos sobre la cultura de liderazgo y la política de una empresa, o sugerencias sobre cómo causar una impresión en una industria dominada por hombres, por ejemplo.

Sin embargo, es probable nosotras sólo confiemos en esa información privada cuando proviene de contactos de confianza con los que establecimos relaciones previas. Además, sólo las mujeres solemos proporcionar la información sensible y específica de género que será útil en un contexto profesional, de ahí el beneficio de tener conexiones cercanas con mujeres.

Pero hay una advertencia: si los contactos en la red de una mujer no tienen redes suficientemente diversas, puede perjudicar sus posibilidades de éxito.

Ahora que las calificaciones en papel, puntajes de las pruebas y la experiencia laboral no parecen influir en la inserción laboral, los investigadores examinan más minuciosamente las redes sociales.

Entre los hombres, los graduados más exitosos tienen mayores contactos y tienen rangos de trabajo más altos. Eso es significativo, especialmente si consideramos que el nivel salarial para el primer trabajo de alguien después de la graduación probablemente se trasladará a puestos futuros. A lo largo de su carrera, el salario más alto se acumula una y otra vez.

Ahora, las conexiones de los hombres no tienen que ser fuertes para ser eficaces. Si tienen muchos lazos débiles con personas con muchas conexiones débiles, todavía funcionaban bien. Además, la composición de género de las redes de hombres no afectó a sus niveles de colocación.

Lo que los hombres necesitan hacer bien en la colocación laboral es simplemente obtener información pública que cualquiera puede proporcionar.

La importancia de las relaciones también importa para las mujeres. Sin embargo, tener una red robusta no es suficiente para lograr la clasificación laboral al nivel de los hombres. Sorprendentemente, las mujeres que tienen redes que se asemejan a las de los hombres de alto lugar son de baja colocación, incluso cuando sus calificaciones son estelares.

Sin embargo, una característica social diferente fue de la mano con el éxito.

Alrededor de tres cuartas partes de las mujeres de más alto rango intercambiaban correo electrónico constantemente con algunas otras mujeres. Y, cuando esta interacción se combinaba con una red bien desarrollada, las amigas cercanas ofrecieron un gran impulso profesional.

Las mujeres más exitosas tienen amigos cercanos que tienden a estar conectadas con muchos grupos diferentes de personas, y que por lo tanto pueden proporcionar nueva información. Si el círculo íntimo de una mujer tiene conexiones principalmente redundantes, no funciona tan bien, tal vez porque es más probable que tengan la misma perspectiva repetidamente, lo que podría crear muchos “puntos ciegos”.

En sí, es muy importante tener muchos contactos con personas diferentes, pero no se debe olvidar la enorme importancia de las colegas femeninas para nosotras. Por cierto, esto es válido para conseguir trabajo, pero también para obtener ascensos y múltiples posibilidades laborales.

En el ámbito personal las amigas también son una bendición y luego hablaremos de ello.