COVID-19 no cambia nada fundamentalmente. Sólo acelera procesos que se demorarían en imponerse de 10 a 15 años, como la digitalización y el comercio electrónico. Por ello, hay quienes creen que esta era de pandemia actúa como una revolución silenciosa: aparentemente inadvertida pero tenaz en la transformación de nuestra manera de trabajar, relacionarnos y adquirir bienes y servicios.

Las compras en línea continuarán y se prevé que sólo en Estados Unidos los consumidores gastarán más de 700 mil millones de compras en línea en 2020. Pero las marcas sólo pueden aprovechar estos datos demográficos si se dan cuenta de que las estrategias publicitarias pasadas ya no son suficientes. Se necesitan adoptar canales emergentes y prepararse para cambios duraderos en el mundo de las compras en línea porque llegaron para permanecer.

Tradicionalmente, las marcas de comercio electrónico priorizaron durante mucho tiempo la televisión y redes sociales para llegar a sus audiencias. El mercado moderno, sin embargo, es más concurrido, competitivo y caro.

Eso significa que las empresas necesitan mirar más allá de los métodos publicitarios tradicionales. Estos son algunos de los canales emergentes más populares:

1.TV conectada. Las marcas de comercio electrónico pueden utilizar el reconocimiento automático de contenido (ACR) para reorientar a los consumidores que ven los spots de televisión conectados y atraerlos en otras plataformas con ofertas llamativas.

2.Digital Audio. La mayoría de los anuncios de podcasts, listas de reproducción digitales o transmisiones de radio incluyen una llamada a la acción (CTA) a través de una oferta de registro o código promocional. Las marcas pueden realizan un seguimiento del alcance de los anuncios.

3.Digital fuera de casa (DOOH). Al atar los datos de ubicación a los dispositivos móviles de los consumidores, las marcas de comercio electrónico pueden analizar el impacto de las exposiciones DE DOOH tanto en línea como fuera de ella y luego medir el rendimiento de los anuncios en tiempo real y realizar cambios.

La televisión conectada, el audio digital y la publicidad DOOH proporcionan a las marcas de comercio electrónico el ancho de banda para dirigirse a los consumidores a escala. Pero lo que los hace aún más valiosos es que las empresas pueden medir y optimizar los resultados en tiempo real.

Ahora es más fácil que nunca medir el impacto directo de cada canal de marketing y analizar esos datos para obtener información procesable.

También es factible obtener una vista omnicanal sobre del rendimiento de los anuncios. Como resultado, ya es factible administrar de forma eficiente el inventario de anuncios y ampliar o cambiar su enfoque. Esto es crucial para las marcas de comercio electrónico porque les permite determinar el retorno del gasto publicitario (ROAS) más rápidamente.

Hoy las empresas necesitan explorar formas más modernas de marketing y medir el alcance de las campañas de manera más holística. Un legado de la revolución silenciosa…