Las recomendaciones del subsecretario de Salud, Hugo López Gatell se dejaron oír en voz del presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República, Ricardo Monreal, quien advirtió que el coronavirus estará con nosotros (en México) hasta por lo menos cuatro meses y medio, y serán inevitables las aplicaciones de las fases dos y tres. Empero señaló que el país no se puede quedar sin parlamento, pese a la crisis. Sería una omisión grave quedarnos sin parlamento.

El legislador zacatecano y líder de la bancada de Morena explicó que por lo dicho por el subsecretario de salud se espera que la implementación de la fase dos sea para la segunda semana de abril, en tanto que la tres sería hasta junio. De tal manera que la suspensión de sesiones en la Cámara Alta se daría durante el inicio de la fase dos, que es cuando la infección es más propensa a propagarse.

Por el momento no se ha decidido poner fin a las sesiones y estas seguirán, señaló firme el legislador, quien consideró que la fase dos, donde habrá centenas de infectados por el coronavirus, cuando estemos en proximidad por esa fase vamos a tener esa circunstancia de suspender las sesiones y dijo que es este momento nada se ganaría, el beneficio sería mínimo».

Monreal Ávila atendió los requerimientos periodísticos de la fuente del Senado, durante un breve receso de su reunión con todos y cada uno de los líderes de las distintas fuerzas políticas. Desde la sala de juntas se escuchaba el fuerte debate que sostenían los legisladores de las otras bancadas. Fue entonces cuando expuso a los reporteros no adelantarse a los hechos: “pues el órgano legislativo seguirá las recomendaciones que la Secretaría de Salud (Ssa) emita para contrarrestar el contagio”.
Sobre las tareas legislativas, Monreal explicó que solo hay dos opciones: una que apunta a la autorización bicameral, para que se deje de sesionar tres días seguidos y realizar sesiones el cuarto; la otra que se adelante el fin del periodo ordinario para que entre en funciones la Comisión Permanente, la cual no tiene facultades de legislar. Y eso es lo que discuten la JUCOPO y la Mesa Directiva y que en la sesión de este miércoles se determinará en el pleno.

En la breve, pero sustanciosa plática que tuvo Monreal con los reporteros, pues se veía urgido a regresar con sus compañeros legisladores a diseñar los trabajos por acelerar, continuar o bien postergar para mejores momentos, y no los tiempos de virus, dijo que si bien la reunión con el funcionario responsable de contener y reducir los daños a la población por esta pandemia mundial, fue ríspida y a veces acalorada, ningún legislador opositor planteó su renuncia, aunque si lo urgieron a acelerar la implementación de las fases.

Aunque no dejó de reconocer que a lo largo de lo que va de la crisis sanitaria si se han presentado errores u omisiones de comunicación que deben corregirse al interior del Consejo de Salud.

Las medidas que adoptará el Senado de la República –concluyó Monreal Ávila—serán llevadas mañana miércoles al pleno: “La postura que adoptemos es clave, porque el poder legislativo no puede estar ausente en tiempos de crisis. El país no se puede quedar sin parlamento, porque entonces ¿quién toma las medidas en tiempos de crisis?

Sería una omisión grave.