El sindicato de trabajadores de la Cámara de Diputados exigió el cierre de las instalaciones, luego de que se confirmó el contagio de Covid-19 de un empleado de una de las empresas que prestan servicios al órgano legislativo.

Salvador Aguilar, secretario general del sindicato, pidió que se cumpla con el compromiso de suspender todas las actividades del recinto si se registraba un caso de coronavirus.

Desde el jueves se cancelaron las actividades legislativas y a partir del lunes dejaron de asistir trabajadores de base y sindicalizados.

Sólo acudió a trabajar personal de confianza y de honorarios necesario para actividades importantes de sus respectivas áreas.

En un oficio dirigido al secretario de Servicios Administrativos y Financieros, Juan Carlos Cummings, Aguilar recordó al funcionario que existe el acuerdo de suspender todas las actividades en San Lázaro.