Senadores del PAN y del PRI deploraron que en la Montaña de Guerrero un grupo armó a una veintena de niños para defender a su comunidad.

«Ver a niños armados es de terror. Es muy impactante que lo que pasa en países con gobiernos dictatoriales, eso ya lo tengamos en México», sostuvo el senador panista Damián Zepeda.

Tras sostener que se trata del «fracaso absoluto» del Gobierno que busca garantizar la paz, el legislador sonorense exigió al Gobierno de la República que intervenga para que los niños sean desarmados.

Por el PRI, la senadora Beatriz Paredes Rangel dijo que ver a niños armados en la Montaña guerrerense resultaba «algo muy dramático» que hace indispensable que todos los actores asuman una actitud responsable que permita que estas circunstancias no se presenten.

«No podemos permitir que haya regiones en donde esta sea una mecánica. Los niños merecen todo nuestro respeto y cuidado y la acción pertinente de las autoridades para que no se presenten estos casos.