Por al menos cuatro años, una de las mayores plantas eléctricas en México incumplió con las medidas de seguridad para evitar la emisión de contaminantes tóxicos.

De acuerdo con documentos consultados por la agencia Reuters, la planta termoeléctrica de Tula violó el límite permitido de azufre en el combustóleo que quemó entre 2016 y 2019.

De acuerdo con datos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el contenido de azufre en cada uno de esos años fue de al menos 3.9 por ciento, casi el doble del 2 por ciento permitido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para seis corredores industriales, entre los que se encuentra la región de Tula.

Hasta el momento, se desconoce si este 2020 también se continuó usando el combustóleo con exceso de azufre.

Por otra parte, se detectó que en dicha planta no se están registrando las emisiones de dióxido de azufre, contaminante atmosférico, aunque la ley lo exige.