La Redacción

“Sharks My love”, fue estrenado con éxito hace unos días a través de la plataforma de YouTube, el documental describe el trabajo que se realiza para conservar a los tiburones, un animal marino del cual se tiene una percepción equivocada al considerarlo uno de los depredadores más salvajes del planeta.

Los productores ejecutivos Miguel Bárcena Kramsky y Alejandro Garrido aseguran que es una experiencia única e indescriptible el poder convivir con esta especie, así como observar el trabajo que realiza Jim Abernethy, conservacionista de vida salvaje especializado en tiburones.

“Tener la oportunidad de venir a Tiger Beach y Bimini, Bahamas, ver con mis propios ojos cómo Jim trata a estos gigantescos y hermosos animales con afecto y la manera en que remueve anzuelos ha sido algo que jamás habías visto antes”, afirmó Miguel Bárcena.

Agregó que “He buceado desde hace siete u ocho años y nada ha sido como la experiencia que tuve cuando conocí a Jim, es una gran experiencia verlo en acción, es increíble y creo que muchas personas deberían seguir lo que él hace para tener un mejor planeta y que los animales sean cuidados de una mejor manera”.

Proteger a dicha especie…

Abernethy, señaló que lleva 40 años realizando viajes ecoturísticos con tiburones y que su pasión por esta especie comenzó desde pequeño esto le ha permitido darse cuenta que dichos animales acuáticos no son monstruos que comen humanos.

De acuerdo a la historia se ha registrado que ningún otro animal ha sido aniquilado por humanos en números tan grandes como los tiburones, es por eso que Jim Abernethy tomó la decisión de proteger a esta especie a través de distintas acciones, una de ellas fue el acercar a las personas a través del buceo para que puedan convivir con los tiburones y cambien la percepción que se tiene sobre ellos.

“No hay nada más poderoso que experimentar una relación con un animal salvaje, estoy entrenando gente todos los días en cómo ser amigos de los tiburones, lo cual es muy irónico ya que el tiburón es el animal más temido del planeta”, comentó Abernethy.

Los tiburones no ven a los humanos como una fuente de alimentación, las estadísticas refieren que las personas entran al agua cerca de 80 mil millones de veces al año en todo el mundo y de ese número únicamente 75 resultan mordidas por tiburones y 6 o menos son fatales.

El documental dura menos de media hora, pero durante ese tiempo se mataron a más de 9 mil tiburones y 456 toneladas de plástico fueron arrojadas al mar.