La epidemia pierde terreno en Wuhan y este mes finalmente quedó sin efecto su estricto bloqueo, permitiendo los desplazamientos hacia y fuera de la provincia de Hubei. El tráfico volvió a su cauce y la población de Wuhan retoma su dinámica poco a poco. Vehículos y personas vuelven a inundar las calles y la ciudad parece encontrar su propio ritmo. Ahora, vamos a conocer un poco este despertar.

Hola, Qing.

Hola, Rebeca.

Cuántame, ¿cómo están por allá?

Muy bien, todo vuelve gradualmente a la normalidad, pero el control sigue siendo muy estricto.

Qing, nos gustaría ver cómo se desenvuelve Wuhan en esta etapa. ¿Nos puedes mostrar?

¡Claro! Pásame la cámara.

Hola a todos, soy Qing, una universitaria de primer año en Wuhan. Sigo con mis clases en línea. Al día de hoy, todos los sectores de Wuhan se vienen recuperando gradualmente. Les voy a dar un paseo con mi cámara.

Tengo que escanear un código para salir. Ok, salí sin problemas.

Ahora estoy frente a un restaurante de desayunos en Wuhan y podemos ver a mucha gente esperando en fila. En la ciudad todavía no puedes comer en el local, por lo que debemos encontrar un lugar aislado para hacerlo. Miren, un plato típico de Wuhan, fideos secos calientes.

Estoy en el metro. Pueden mirar detrás, hay mucha gente. Pero todos están sentados separados. Solo alrededor de 3 personas pueden estar en una misma fila.

Estamos en la Calle Han y podemos observar que hay gente de compras, pero las restricciones siguen siendo muy estrictas. Hay medición de temperatura y la muestra del código verde antes de ingresar a la tienda. Es la hora de comer y como no hay servicio de comedor disponible, todos lo hacen en la calle.

Tras pasar una serie de controles, me encuentro en Plaza Wanda. Como pueden ver, el centro comercial está un poco vacío.

Hay que lavarse las manos todo el tiempo.

Ahora voy al supermercado. Miren, en la entrada la gente hace fila y escanea un código.

Ya estamos en el interior y hay todo tipo de productos. También hay gente comprando. Compré productos de limpieza.

Llegamos al Parque de la Playa del Río Yangtze. Aquí también hay medición de temperatura antes de entrar. Hay personas que vuelan cometas y toman el sol. Por aquí hay una niña con su cometa. ¡Qué pena! No vuela.

Wuhan trata de encontrar su vitalidad perdida. Creo que todo volverá a la normalidad muy pronto.

Rebeca, te devuelvo la cámara.

Agradecemos a Qing por esta conexión especial desde Wuhan. Una ciudad que cerró sus puertas para proteger a toda una nación. Tras un largo invierno, la primavera está de vuelta. Y esperamos una total recuperación de esta heroica urbe y su futura prosperidad.

Mira el video aquí: http://spanish.china.org.cn/china/txt/2020-04/29/content_75990857.htm