El expresidente estadounidense Donald Trump dijo que aceptó una invitación del gobernador de Texas, Greg Abbott, para visitar la frontera entre Estados Unidos y México el próximo 30 de junio.

En un comunicado en el que cargó contra la política migratoria del actual Gobierno, Trump insistió en que la Administración del demócrata Joe Biden heredó la frontera más fuerte y segura de la historia de Estados Unidos y en cuestión de unas pocas semanas se ha convertido en la peor crisis fronteriza de la historia del país. En una zona de desastre absoluto”.

La visita del exmandatario a la frontera se confirma días después de que Abbott anunciara el endurecimiento de las medidas contra los migrantes, así como su intención de continuar la construcción del muro que comenzó a levantar Trump durante su mandato (2017-2021).

Abbott, que calificó la situación actual en la frontera con México de “una crisis que se encuentra fuera de control”, indicó que los migrantes serán arrestados por oficiales del Departamento de Seguridad Pública de Texas y podrían enfrentar cargos por traspaso, tráfico de drogas, tráfico de humanos o daño a propiedad, entre otros.

“Necesitamos actuar ahora. En Texas aquellos que crucen la frontera no serán recibidos con una alfombra roja como hasta ahora lo ha hecho la presente Administración (federal), sino que irán a la cárcel”, dijo Abbott el pasado jueves durante una cumbre de seguridad fronteriza donde participaron representantes de diferentes departamentos policíacos del estado.