Ucrania sufrió en las últimas 24 horas el mayor ataque ruso en lo que va de la guerra, con bombardeos registrados en 118 localidades, mientras se prepara para repeler el tercer asalto ruso contra la ciudad oriental de Avdivka, que puede decidir el destino de ese bastión ucraniano.

“En las últimas 24 horas, el enemigo bombardeó 118 localidades en diez regiones” escribió el ministro del Interior de Ucrania, Igor Klimenko, en su cuenta de Telegram.

Se trata del “número más grande de ciudades y pueblos atacados desde el comienzo de la guerra”, según Klimenko.

El ministro habló en particular de ataques con drones contra una refinería de Kremenchuk, en la región de Poltava (centro), así como ataques aéreos y de artillería en Járkiv (noreste), Donetsk (este), Dnipropetrovsk (centro), Jersón y Mikoláyiv (sur).

Estos ataques provocaron tres muertos en las regiones de Járkiv, Donetsk y Jersón, según el ministro ucraniano.