• Si Morena va arriba ¿Por qué tantos amagos a jueces, ministros e INE?

Miguel A. Rocha Valencia

Ya se volvió un solo coro incondicional, rastrero, burdo y lacayuno de todos quienes tienen voz en Morena, iniciando por el Ganso de Macuspana. Amenazan por todos lados, no les basta chantajear a los que ya doblaron, con el mismo método quieren someter a quienes cumplen con la Ley.

Encabezados por su machuchón de Palacio, “morenos” como el cada vez más impresentable y servil, Ricardo Monreal lanzan amenazas infames y advierte que, de perder la mayoría en la Cámara de Diputados en los comicios del seis de junio, aprovecharían su mayoría en la Comisión Permanente para convocar a un extraordinario de la actual legislatura para modificar las leyes electorales.

Es decir, si pierden, intentarán arrebatar la mayoría. Con algo similar amenazó el dirigente de Morena, Mario Delgado, quien para salvar lo descuadrado e inútil que es como operador político, se lanza en feroz andanada contra los consejeros del INE, pero no así con los magistrados del TEPJF, donde ya los tienen maiceados con chantajes.

Al puro estilo del Profeta de la 4T, la amenaza y el chantaje aplicado durante los últimos 30 años de su improductiva vida, pretenden mantener un poder central, total, con sumisión absoluta para el tlatoani olmeca quien cada vez se nota más enojado en sus mañaneras de risa.

Y para no quedarse atrás, el Mesías Tropical arremete contra quienes defienden a capa y espada, aun con pocas oportunidades de ganar, al Poder Judicial.

Ahora, como lo hizo con los jueces que otorgaron amparos contra las anticonstitucionales reformas en materia de energía y comunicaciones, afirma cual vil chachalaca, que, si los magistrados no aprueban “su reforma” para extender dos años más la presidencia de la Suprema Corte a Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, significará que son corruptos y están coludidos con la mafia del poder, con los intereses más oscuros del país. (Bueno creo que exageré, pero seguramente así lo hubiera rematado si tuviera un poco de lenguaje)

Claro ese anatema no caería sobre sus garbanceros como la decepcionante dizque ministra Yasmín Esquivel Mossa que dé ante mano, ya dieron su voto a favor de la extensión.

Por un lado, es bueno que esto ocurra pues al menos existe la esperanza en que aún hay juristas y funcionarios que no se dobla a la voz del Profeta de la Cuarta y son capaces de sostener el Estado de Derecho frente a la arbitrariedad del caudillo.

Claro, al igual que los comisionados de la Comisión Federal de Competencia Económica que interpuso controversia constitucional en la SCJN contra la reforma de la Industria Eléctrica, magistrados y jueces saben que se enfrentan a la furia del tabasqueño cuyos seguidores se suman al coro condenatorio y ya sin el bozal puesto lanzan acusaciones que en otros tiempos sería motivo de demandas civiles o penales.

Por el otro lado, no se entiende la agresiva campaña de Morena y su líder contra la autoridad electoral, porqué las advertencias amenazantes, si de acuerdo a todas las encuestas van a la cabeza y con sus aliados arrasarán no sólo en los comicios federales sino en los locales.

Salvo que nos mientan y las encuestas y encuestadores estén cuchareados ya sea con la entrega de apoyos o “negociados” como se ha hecho costumbre en la actual administración: con expedientes de investigación penal, administrativos o civiles.

No dejan a nadie, se comportan como siempre y peor ahora que tienen el poder en sus manos. Lo quieren todo, a toda costa, violando la Ley positiva y tirando a la basura sueños democráticos y de cambio.

Porque no hay avance, hay retroceso, incluso en la corrupción que hoy con todo y denuncias y pruebas, se solapa y protege con el manto de impunidad que otorga el Profeta a cambio de la lealtad ciega, no importa si robas, matas, violas, delinques o te alías al crimen.

No, estos cuates no son iguales a los que se fueron que sí, eran rateros, pero estos también, pero cínicos y peores.