• Afirman que desde adentro se “entregó” a la Suprema Corte a cambio de poder e impunidad

Miguel A. Rocha Valencia

La corrupción que el machuchón de Palacio desterraría, la usa para someter a políticos, exfuncionarios, empresarios, medios, líderes, instituciones, organismos autónomos, al Congreso federal y ahora a la Suprema Corte de Justicia, donde se afirma, la ex ministra Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila juega un papel relevante y explica su permanencia en el Gabinete Presidencial, donde su nombramiento como titular de Gobernación, es sólo nominal.

Ahora más que nunca se manifiesta por qué si para el Ganso los jueces –él lo ha dicho- son corruptos y están aliados a los poderosos, tiene a Sánchez Cordero en el segundo puesto de su administración, ya que además representa al núcleo poblacional más despreciado y odiado del macuspano.

La actual secretaria de Gobernación, además de muchos millones de pesos en propiedades, inversiones y cuentas bancarias, tiene información privilegiada de ministros actuales, idos, jueces y juristas que el Mesías utiliza para doblegarlos. De ahí surge junto con los archivos del CISEN y de la SCJN, todo lo que se usa para chantajear, obligar a colaborar y obedecer a quien quieran, incluso al actual presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, evidente aliado de la 4T.

En 2018, sin tomar aun posesión constitucional de la administración, la gente del candidato ganador de la Presidencia se apoderó de todas las dependencias; la gente de Peña Nieto tenía instrucción de “cooperar”. De esa manera llegaron a Gobernación donde aún era inquilino Alfonso Navarrete Prida.

Lo primero en “resguardar” fueron los archivos digitales y físicos, incluyendo recortes de periódicos, comentarios, acotaciones y tarjetas, con toda la información existente. Ahí estaban las fichas y expedientes de exfuncionarios, políticos en ejercicio, idos y electos de todos los signos, gobernadores, dueños de medios, periodistas, líderes sociales, empresarios y cuanto personaje relevante y no tanto hay en el país.

Durante una comida en el restaurante Bellinghausen comentaba un funcionario en activo que la instrucción fue “denles todo” y que las huestes de Morena aseguraron la información. Se sabía desde entonces que esa búsqueda la usarían para chantajear, amenazar, abrir carpetas de investigación para “negociar”, doblar y alinear incluso a los opositores.

Tal vez por eso Miguel Ángel Osorio Chong no chistó, y alineó rápidamente a los grupos de senadores y diputados del PRI a las propuestas del profeta de la Cuarta y con ello asegurar la mayoría absoluta a Morena. Por eso el escándalo de casas que compró el hidalguense no creció, los empresarios cooperaron cuando se les pidió y hasta pagaron lo que debían.

Por ahí estuvo la ilegal “renuncia” de Eduardo Medina Mora cuyas razones no sabemos, pero es obvio que lo amenazaron. Tienen para someter a otros dos magistrados que siempre votan a favor del Peje, ni hablar de la “lealtad ciega” de la ministra Yasmín Esquivel Mossa, esposa del constructor consentido (los dos pisos) del Caudillo tabasqueño, José María Rioboó.

Del presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, José Luis Vargas Valdez, ya se sabe que lo tienen por enriquecimiento “inexplicable” y desde noviembre la UIF le abrió carpeta de investigación y amagó con pedir la cancelación de sus cuentas. ¿Qué le saben a Zaldívar Lelo de Larrea que no logra zafarse?

La consigna es clara, lo expresan a viva voz, cooperan o cárcel.

Comunicadores de diversas dependencias públicas estuvieron enterados y alguno de ellos comentó que algo similar ocurrió en lo que ya llamábamos la Suprema “Corta” de Justicia, pues los trinquetes ahí practicados trascendían la Sala Superior, juzgados de todos los niveles y hasta los cochupos con delincuentes ya fuera por las buenas o las malas.

Si algo faltara, quien mejor que una ex integrante del más alto nivel de la Judicatura para saber qué debían los Magistrados. De ahí la importancia de contar con Sánchez Cordero, quien sin empacho exhibió las riquezas de su mansión en las Lomas de Chapultepec, en tanto se “bajaban de perfil” los trámites realizados por su esposo el notario en la compra venta de propiedades de lujo.

Explicarían, cómo se publicó, lo de la entrega de concesiones donde no se debe, como las 14 de agua para uso agrícola en el Acuífero Citrícola Norte, en Nuevo León a favor de Sánchez Cordero con las que completa 17 con un volumen de un millón 224 mil 500 m³ de agua anuales. Ni hablar del millón 420 mil metros cúbicos que le otorgaron a su esposo del mismo acuífero, según datos del Registro Público de Agua de la Conagua.

No cabe duda que el Mesías no sólo perdona a los pecadores que se le suman sino también premia la “lealtad a ciegas” de seguidores, aunque sean iguales o peores de los que se fueron, violen, roben, mientan o…

Y mientras, los muertos de pandemia suman 215 mil “oficialmente” y más de 300 mil de acuerdo con el Inegi, la economía sigue peor, nos peleamos con Estados Unidos, la inversión, la deuda externa crece y, en suma, el país se desbarata, para bien del proyecto autoritario del Mesías Tropical.