• Arrecia ataque del Ganso contra INE, SCJN, iniciativa privada y energías limpias 

Miguel A. Rocha Valencia

Sin importar que México se encuentra al borde de la peor debacle económica de su historia, en la mayor crisis sanitaria y de seguridad que se recuerde con más de 450 mil muertos por Covid-19 y asesinados, la peor pauperización del empleo, desde Palacio Nacional se armó la más agresiva escalada contra la autoridad judicial y electoral, la inversión privada y el medio ambiente. 

Y todo, por intentar dar certidumbre al Estado de Derecho en México, donde cada vez es más patente el sentido autoritario del gobierno de la 4T, cuyo profeta intenta imponer por sobre todo ordenamiento legal, incluyendo la Carta Magna, su propia Ley, la que desde el púlpito de las mañaneras dicta todos los días. 

Para intentar lograrlo, utiliza una guerra sucia que intenta desacreditar a las autoridades, empresarios, jueces, políticos y todo aquel actor que se atreve a criticarlo u oponerse a sus caprichos, utilizando archivos confidenciales del antiguo Centro de Investigación y Seguridad Nacional, de Gobernación, los de la Cuarta Sección del Estado Mayor de la Sedena, y hasta notas, reportajes, columnas e informaciones publicados en los medios de información. 

El Ganso de Macuspana está tan enojado que parlotea, aletea, grazna y picotea hasta a quienes le son fieles con “obediencia ciega” porque se atreven a intentar aconsejarle, no hacen lo que les dice sin “quitar una coma” o simplemente no pueden ir más allá de sus atribuciones. 

Quiere acabar con el INE por atreverse a retirarle candidatura a su contlapache Félix Salgado, con quien lo une “algo” más que amistad, ajustar los criterios para evitar mayorías ficticias en la Cámara de Diputados a favor de Morena prohibirle hablar de los “beneficios” de la Cuarta a atacar “adversarios” en tiempos electorales. 

Igual con la SCJN, donde algunos jueces se “atrevieron” a otorgar amparos contra su anticonstitucional reforma a la Ley sobre energía y que sus garbanceros de Morena en el Congreso se apuraron a aprobar sin ningún cambio. 

Aquí no le interesa al caudillo de Tepetitán la tendencia mundial por las energías limpias; bajo el falso concepto de nacionalismo, pretende regresarnos a los tiempos de consumo de carbón y combustóleo, tirar por la borda años y miles de millones en reconversiones tecnológicas y los argumentos que le valieron el Premio Nobel a un ilustre mexicano, quien al parecer prefirió morirse que ser cómplice mudo de un régimen autoritario. 

Y como por la vía constitucional no se puede, entonces a base de decretos pretende realizar expropiaciones disfrazadas para según él garantizar la soberanía nacional y evitar un mayor saqueo al país, sin importar que con ello no sólo espante inversiones sino que además, provoque demandas que serán millonarias y como sucedió con el NAIM, harán crecer la deuda del país y una menor calificación internacional, donde hoy, registramos retrocesos que difícilmente se recuperarán en esta administración aunque diera y viraje mañana mismo. 

Es decir, el daño ya está hecho, son más de 35 mil millones de dólares que se dejaron de recibir en inversiones, incluyendo la fija, una cantidad similar ya se “fugó” con la liquidación de bonos de deuda gubernamentales y contribuyendo con eso a que el débito externo e interno, aumentara casi 2.5 billones de pesos en poco más de dos años y claro, la calificación crediticia y confianza bancaria. 

Y si eso fuera poco en México sigue la mortandad. El INEGI ya incorporó 60 por ciento más de muertos a los 201 mil que reconoce la Secretaría de Salud, que, con las más de 75 mil ejecuciones de criminales, llegamos a cifras necrológicas nunca vistas ni en tiempos de Felipe Calderón, Vicente Fox o Enrique Peña. 

Claro con tantas muertes no sólo está la soberbia y la ignorancia de quienes gobiernan y sus aduladores sino también el apapacho inconfesable con grupos criminales, incluyendo a los de Sinaloa o los de Guerrero donde se mezclan los del antiguo clan de los Beltrán Leyva, los “rojos”, la Familia Michoacana y ahora hasta el Cártel Jalisco Nueva Generación que se disputan esa entidad y otras más, no sólo en producción de marihuana y amapola, sino el tráfico de drogas, personas y armas. 

Contra estos últimos, sólo abrazos, recomendaciones y visitas a domicilio, mientras que, a las víctimas de su violencia, simplemente olvido pues la justicia que imparte el machuchón de Palacio, no les habrá de alcanzar.