• Publica el CGS guía para personal médico ante saturación del sistema

Miguel A. Rocha Valencia

Una guía para orientar decisiones del personal médico que atiende la pandemia de COVID-19 fue publicada por el Consejo General de Salubridad en caso de que el sistema de salud se vea saturado y rebasado por el número de casos críticos afectados por el virus (SARS-CoV-2).

En dicha Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica se establecen parámetros de edad (promedio en esperanza de vida) y distancia del centro de atención al enfermo.

Sin que el documento esté firmado por un responsable, se atribuye su elaboración a especialistas y presuntamente lo firman varios médicos e investigadores, pero no la hace suya el Consejo, aunque sí lo publica en su página oficial desde el día 11 de abril de 2020.

La guía, libera de un proceso de selección de parte del equipo médico tratante de la responsabilidad de determinar quién si y quien no recibirá tratamiento en condiciones críticas, es decir, cuando un paciente necesite de respiración asistida dado su estado de salud, donde se tomarán en cuenta factores de edad: mayores de 60 años, y distancia del paciente al centro de atención.

Este tema, donde ante una posible saturación de los sistemas de salud habrá de decidirse a quien se le asigna respirador o no. En momentos críticos, para muchos, será una decisión de vida o muerte.

La verdad, no sabemos si es legal o no, pero si plantea el dilema ético que han vivido los países europeos, especialmente Italia y España de a quién dar el soporte ¿A quién difícilmente por edad y complicaciones podrá salir de un estado crítico o a alguien con posibilidad de hacerlo y, además, con muchos años más de esperanza de vida?

El tema se oye fuerte, pero es real, sobre todo en un país como México donde sus autoridades parecen actuar tardíamente. Cuando apenas se están comprando ventiladores y aun se esperan los peores días de la epidemia que, como se sabe, ataca con mayor severidad a quienes tienen enfermedades asociadas.

No se trata de ser mayor de 60 años, sino de que, por el mismo envejecimiento, se adquieren otros males, especialmente los cardíacos, diabetes, funcionales como riñón o hígado o, algún padecimiento autoinmune. Un adulto mayor sin problemas como los descritos, la puede librar mejor que un joven con obesidad, por ejemplo.

El tema está ahí, ojalá no nos alcance una realidad derivada de la falta de previsión sobre una pandemia que se nos anunció con meses de anticipación y sea un comité el que determine quien vive y quien muere.

Consulta la guía aquí: http://www.csg.gob.mx/descargas/pdf/index/informacion_relevante/GUIA_Bioetica_FINAL_10_Abril2020.pdf